Lo que sabemos, y lo que no, sobre el proceso de abdicación y proclamación.

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos, Protocolo (generalidades), Protocolo Oficial Leave a Comment

Desde que conocemos la noticia de la abdicación de S.M. el rey don Juan Carlos se ha activado un proceso de recopilación de datos al respecto de la propia abdicación y de la proclamación del nuevo rey y la primera deducción es que todavía hay muchos puntos protocolarios que desconocemos. Así que vamos a hacer un repaso de lo que sabemos hasta ahora y de lo que nos falta por concretar.

Tres generaciones, un compromiso común © Casa de S.M. el Rey / Borja Fotógrafos

Tres generaciones, un compromiso común
© Casa de S.M. el Rey / Borja Fotógrafos

Lo que sí sabemos.

El proceso de abdicación. Una vez que el rey comunica al presidente del Gobierno su deseo de abdicar, éste lo hace público y convoca un consejo de ministros extraordinario para proponer el texto de la Ley Orgánica que debe ser aprobado por las cortes. Y el propio rey se dirige a los españoles para exponer sus motivos, que son los mismo que el Consejo de ministros incluye en el borrador de la ley.  Según fuentes de la Casa del rey, el rey don Juan Carlos firmará la ley orgánica en una ceremonia solemne en el Palacio Real la víspera de la proclamación en el Congreso ante los representantes de los poderes del Estado. Y tal como establece la ley orgánica “La entrada en vigor de la presente ley orgánica determinará, en consecuencia, que la abdicación despliegue sus efectos y que se produzca la sucesión en la Corona de España de forma automática, siguiendo el orden previsto en la Constitución” por lo que no habrá interregno, sino que en ese mismo momento el príncipe Felipe se convertirá en el nuevo rey.

La proclamación ante las cortes. Será el día 19 de junio. La Constitución establece en su artículo 61.1 que el monarca, “al ser proclamado ante las Cortes Generales, prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes, y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas. El acto se hará en una sesión conjunta del Congreso y Senado en el Congreso de los diputados.

Los honores militaresReal Decreto 1560/1997 de 10 de octubre . Desde ese momento, los honores militares que incluyen 21 salvas y siete vivas a España y  el himno nacional en su versión completa (52 “, no 27”) le corresponderán ya al rey Felipe.

La composición de la Familia Real. Como recoge el Real Decreto 2917/1981 sobre Registro Civil de la Familia Real la Familia Real pasará a estar formada únicamente  “Rey de España, su Augusta Consorte, sus ascendentes de primer grado, sus descendientes y al Príncipe heredero de la Corona”, es decir, por Felipe VI, la Reina Letizia, don Juan Carlos I, doña Sofía, la nueva Princesa de Asturias, Leonor, y su hermana la Infanta Sofía. Por lo tanto, la infantas Elena y Cristina, hermanas del futuro rey,  seguirán siendo duquesas de Lugo y de Palma, respectivamente,pero serán ya miembros únicamente de la familia del rey y dejarán de ser representantes de la Corona en actos públicos, a no ser que el propio rey decida asignarles algún tipo de representación específica.

Lo que está por concretar.

El tratamiento y dignidad del rey don Juan Carlos y la reina doña Sofía tras la abdicación. Será el futuro rey quien decida que tratamiento y dignidad le otorga a sus padres, ya que es algo que no está establecido en la Constitución. Algunos expertos opinan que quizás don Felipe les de el título de condes de Barcelona, al igual que don Juan Carlos  se lo donó a su padre don Juan de Borbón, y que  revirtió a su muerte de nuevo a los títulos de la Corona española. Pero esa es un mera especulación, porque podría decidir que sus padres siguieran ostentando el título de reyes como sucede en Bélgica, o que como en Holanda, se les reconozca como Altezas reales.

El acto de proclamación. Probablemente sea un acto parecido al de la jura de la Constitución del propio príncipe Felipe al llegar a la mayoría de edad, pero no hay una fórmula establecida para el ritual del juramento ni para la estructura del acto. Así que habrá que esperar a que los equipos de protocolo de Casa Real, del Gobierno y de las Cortes generales diseñen un guión específico creado a medida. Sí es probable que veamos en ese actos las joyas que simbolizan la monarquía y que estuvieron presentes en la proclamación del rey Juan Carlos: la corona tumular y el cetro o bastón de mando.

La corona fue creada en tiempos de Carlos III para los funerales de los reyes. Propiedad de Patrimonio Nacional, su valor es más simbólico que económico. El cetro, se cree que pudo haber sido un regalo de Rodolfo II a su primo el rey de España Felipe II. Proveniente de Viena, es una joya del siglo XVI, aunque hay quien afirma que es un  bastón de mando labrado en oro, esmaltes, rubíes y cristal de roca, de origen ruso del siglo XVII, regalado a Carlos II. Es problable que el crucifijo que estuvo presente en la proclamación de don Juan Carlos no lo esté en esta ocasión como reflejo de la aconfesionalidad del Estado.

Aunque no está todavía establecido pero sí sería lo más previsible, es que al terminar el acto de proclamación ya en el exterior del Congreso al nuevo rey  que ya será capitán general de los ejércitos se le rindan honores militares de arma presentada e himno nacional en versión completa, salva de veintiún cañonazos y siete voces de ‘¡Viva España!”.  También es probable que toda la comitiva real se traslade a continuación al Palacio Real donde se ofrecerá una recepción a las principales autoridades del país con el que se inicia cada reinado y que en algún momento los nuevos reyes y sus hijas salgan a uno de los balcones del palacio para saludar a los ciudadanos que estén presentes en la plaza de Oriente.

Tampoco conocemos  todavía si habrá una segunda ceremonia religiosa, y en qué momento estarán presentes los representantes de las casa reales europeas así como otros jefes de estado, pero seguro que es algo que iremos descubriendo a lo largo de estos días. ¡Seguiremos informando!

Articulo publicado por Pilar Muiños Morales para Protocol Bloggers Point

Contra la confusión: información

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

Palabras

Esta mañana a las 8.24 de camino al trabajo escuchaba M80, en concreto el programa Mas Morning 80 de Sergi Mas y sus palabras, sobre la repentina aparición de expertos en abdicaciones, juras, entronizaciones, coronaciones y sucesión y el poco rigor con el que muchos de ellos manifiestan su opinión, han inspirado este breve post.

Llevo 24 horas oyendo y leyendo afirmaciones que, con el afán de ser el primero en publicarlas, no se han investigado o contrastado lo suficiente, y al ponerlas por escrito generan confusión en el lector y dicen muy poco de quien las escribe.

A todo aquel que tenga interés sobre el tema le aconsejo la lectura del libro de la catedrática de la UNED Yolanda Gómez Sánchez (2008)  “La monarquía parlamentaria: familia real y sucesión a la corona”, de ediciones Hidalguía. Es un libro no demasiado largo y muy explicativo, que nos ayudará a todos  a la hora de entender el significado del proceso que se ha abierto y el momento histórico que estamos viviendo.

monarquia

Yolanda Gómez explica en este libro los conceptos que tan prolijamente se están manejando desde el día de ayer, de una forma rigurosa y fundamentada; es un libro fácil de leer y absolutamente necesario si queremos hablar con conocimiento de causa.

Articulo de opinión publicado por María Gómez Requejo para Protocol Bloggers Point