¡Que no! ¡Que eso no es #protocolo! (una vez mas) por @MariaPSC

protocolbloggerspoint Artículo de Colaboración 2 Comments

“¡Que no, que esto no es #protocolo!” ya lo dice mi amiga @maritaserna en su blog @protocolovista donde de vez en cuando nos recuerda lo que es y lo que no es protocolo. Pues bien, hoy añado yo un tronco más a ese fuego reivindicativo de lo que es y lo que no es el protocolo. Tienen que disculparme pero dada mi formación jurídica para mí el protocolo es norma, es lo que tiene ser abogado antes que #protocolero. Si, de verdad, también es comunicación, en la medida en la que el protocolo se puede utilizar con esos fines, pero ante todo norma. Es por ello que la lectura de este titular y su entradilla (publicados en el diario El País de hoy) me produce cierto escozor. El protocolo es la norma que ordena autoridades, símbolos, honores, la secuencia de un acto oficial, pero no –en mi modesta opinión- obliga a nadie a vestir de determinada forma sobre una alfombra roja, a desfilar por ella, a maquillarse o manipular su rostro con Photoshop.

foto-pais

En la entradilla han usado la palabra #protocolo pero curiosamente esa palabra no se vuelve a repetir en el texto. Pero es que el texto no va de protocolo, va de promoción, de publicidad, de marcas de moda, cosméticos y de famosas que visten esas marcas (casi siempre gratis) y si me apuran, de un atisbo de conciencia. Que alguien se conciencie de que el vestido que lucirá unas horas es el equivalente al salario de un ejecutivo muy bien pagado -porque me parece frívolo  compararlo con el salario mínimo-  no es “renegar” del “protocolo”. Si protesta por el lujo excesivo, no nos engañemos, se está quejando de otra cosa (tal vez de las desigualdades sociales, quisiera creer que es así). Que alguien proteste porque no quiere ver su cara retocada por Photoshop, es otra muy distinta y tiene todavía mucho menos que ver con el protocolo.

Utilizando la palabra «protocolo» en noticias como esta se produce la confusión, la que se lleva a identificar protocolo con lujo excesivo, derroche, gasto innecesario. Y de esta forma cuando leemos que se «suprimen los gastos de protocolo» de determinada administración automáticamente pensamos «han suprimido el derroche» y eso no es cierto. El protocolo es norma, su aplicación ayuda a la convivencia  y los departamentos de protocolo trabajan para que cada día esa convivencia sea mejor realizando su quehacer diario de forma discreta y eficaz, lejos de alfombras rojas, focos y promoción.

Les dejo el enlace a la noticia en digital y una fotografía de la noticia impresa, tal y como la he leído. El titular “parece” el mismo, pero hay una sutil diferencia.

http://elpais.com/elpais/2016/09/16/estilo/1474043034_871573.html

 

Comments 2

  1. Pingback: ¿De qué han hablado los @protocolblogger esta semana?

  2. Pingback: El protocolo es una norma y no genera gasto alguno

Deja un comentario