No tomarás el nombre de #protocolo en vano (@MariaPSC) - Protocol Bloggers Point
22181
post-template-default,single,single-post,postid-22181,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.9,qodef-gutenberg--no-touch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-29.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid

No tomarás el nombre de #protocolo en vano (@MariaPSC)

En realidad no debería tomarse ningún nombre en vano, es lo que designa e identifica lo que nos rodea e incluso a nosotros mismos, pero vamos a centrarnos en uno –masculino y singular- el protocolo.

Usamos  ese nombre para identificar tanto la profesión –“trabajo en protocolo”- como la disciplina, “estudio protocolo”, “investigo en protocolo”, etc. y  lo tomamos en vano cuando no lo respetamos en ninguno de los dos casos.

Se toma en vano cuando ponemos un muro de separación y pensamos que solo son profesionales  del protocolo los que organizan eventos. Va a ser que no. Tan profesionales son quienes organizan eventos como quienes se dedican a la docencia y/o la investigación en esta materia, ya que sin investigadores que amplíen el conocimiento ni docentes que lo enseñen a los futuros organizadores, la disciplina no existe.

Se toma en vano cuando un profesional docente recibe una oferta para trabajar gratis. Una oferta del estilo: “Aquí nos vendrían bien unas clases de protocolo ¿podrías venir un par de tardes a la semana? – y antes de que aquel a quien se le hace la oferta pueda abrir la boca- En esta institución no hay presupuesto para este tipo de cosas, los fondos solo se usan para proyectos importantes”; es decir el protocolo no lo es, pero reconozco que necesito “unas clases”. En este apartado entrarían otros ejemplos, pero voy a dejar esta vía abierta para un futuro post (en el que me gustaría contar con las aportaciones del lector).

Se toma en vano cuando no sabemos que significa el protocolo y no hacemos nada por averiguar su significado, alcance e importancia. Cuando reiteradamente pedimos a los profesionales de protocolo que expliquen qué es lo que hacen y para qué sirve su trabajo. ¿Acaso le hacemos esas preguntas a un profesional de la medicina? (por poner un ejemplo) ¿Cómo creen que se sentiría una enfermera si cada día tuviera que explicar en qué consiste su trabajo? Pues así nos sentimos los “de protocolo”.

Se toma en vano cuando se utiliza como chiste o chascarrillo. En todas las profesiones, dentro de la propia profesión, hay chistes sobre la misma, por supuesto, pero cuando alguien –de fuera-  los cuenta, con intención de menospreciar, ya no hacen tanta gracia.

Se toma en vano cuando se hacen comparaciones y la comparación pasa por igualarte a un delincuente sanguinario.

Podría seguir enumerando ocasiones, pero voy a dejarlo aquí por ahora.

1 Comment
  • Pingback:¿Qué se han contado los @protocolblogger esta semana? - Protocol Bloggers Point
    Posted at 21:20h, 17 abril Responder

    […] No tomarás el nombre del protocolo en mano,  post de opinión publicado en Protocol Bloggers Point por @MariaPSC Nuevo formato protocolario para un Jefe de Estado extranjero: la Visita de Presentación, publicadon en El Blog de Carlos Fuente por @CarlosFuente1 La pedida de mano (I), publicado en el Blog Al salir de la oficina por @AlSalirOficina Arancha Blázquez  […]

Post A Comment