No es redundancia, es precisión (@MariaPSC)

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

Post de María Gómez Requejo (@MariaPSC) para PBP

Estado, Comunidad Autónoma y Ayuntamiento hablan de luto oficial ¿no es eso redundante?. A simple vista podría parecerlo, pero tal y como indica el título, es simplemente precisión.

Por un lado solo hay dos declaraciones de luto oficial, las que hacen el Gobierno de la Nación y la Generalitat de Catalunya. La primera aparece publicada en el Boletín Oficial del Estado es el Real Decreto 215/2015, de 24 de marzo, por el que se declara luto oficial con motivo del accidente aéreo acaecido en los Alpes francesesy la segunda aparece publicada en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya Decret 43/2015, de 24 de març, pel qual es declara dol a tot el territori de Catalunya amb motiu de l’accident d’avió ocorregut als Alps francesos

BOE-A-2015-3179 DOGC_25031413919

Y por otro hay manifestaciones de luto, que son las que van realizando las distintas instituciones a medida que se conoce la noticia y el alcance de la tragedia. Sobre estas manifestaciones de luto no hay nada regulado, tal y como nos recuerda el post de Carlos Fuente, La aplicación del luto nacional.

En lo que respecta a las declaraciones de luto, vemos que la publicada en el BOE es muy escueta, solo recoge dos datos: la duración del luto y la bandera Nacional ondeando a media asta.

Artículo único. Luto oficial.

Se declara luto oficial desde las 00 horas del día 25 hasta las 24 horas del día 27 de marzo, durante las cuales la Bandera Nacional ondeará a media asta en todos los edificios públicos y buques de la Armada.

No se dan más indicaciones, se deja de esta manera al leal saber y entender de cada institución establecer la manifestación de duelo que considere oportuno. En este sentido la primera se produjo ayer, a primera hora de la tarde cuando se canceló el Viaje Oficial a la República Francesa que estaban iniciando SS.MM.

Más preciso es el Decreto que se publica en el DOGC, en el que, además de que las banderas ondearán a media asta -se habla de banderas, en plural- en todas las dependencias de la Generalitat y en las corporaciones públicas de Cataluña, se señala que se suspenden todas las recepciones y actos oficiales durante el periodo del luto. Esta precisión es muy importante, ya que indica la forma en la que se va a producir esa manifestación de dolor en las instituciones públicas de la Comunidad Autónoma.

Article 2

Durant aquest període de dol se suspendrà la celebració de recepcions i actes oficials i les banderes onejaran a mig pal en els edificis i dependències de la Generalitat i en les corporacions públiques de Catalunya.

Hemos visto el Estado, la Comunidad Autónoma ¿qué sucede en el municipio?. La página web del Ayuntamiento de Barcelona dice, en dos noticias:

Por un lado:

«El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, se ha mostrado “horrorizado” por el fatal accidente del avión y expresó las condolencias y todo su apoyo y calor a los familiares de las víctimas. Además, ha decretado luto oficial, como testimonio del dolor del Ayuntamiento de Barcelona ante el fallecimiento de las 150 personas que viajaban en el avión desde el miércoles, 25 de marzo, hasta las 24 horas del viernes 27 de marzo, durante las cuales las banderas oficiales ondearán a media asta en todas las dependencias municipales. Y se ha convocado para el miércoles a las 12 del mediodía, en la Plaça Sant Jaume, un minuto de silencio en memoria de las víctimas y solidaridad con sus familiares y amigos»

Y por otro:

«El Ayuntamiento ha aplazado el Plenario extraordinario convocado para el miércoles, 25 de marzo, como muestra del luto de la ciudad y convoca un minuto de silencio en la Plaça de Sant Jaume, a las 12 del mediodía, en memoria de las víctimas del accidente de avión de Germanwings.

El conjunto de grupos municipales del Ayuntamiento de Barcelona han acordado, a petición del alcalde Xavier Trias, suspender el Plenario Extraordinario del Consejo Municipal previsto para el miércoles, 25 de marzo, a las 11 de la mañana».

Aquí ha sido simplemente un acuerdo de los grupos municipales el que lleva a la suspensión de un acto y a la convocatoria de un minuto de silencio.

Banderas a media asta, actos oficiales suspendidos, minutos de silencio, etc. Todas ellas manifestaciones de duelo; desde la más general como Nación, a la más específica, como ciudadano habitante del municipio directamente afectado por la catástrofe. No veo la necesidad de regular esas manifestaciones de dolor con carácter general (salvo lo que respecta a la duración y a las banderas ondeando a media asta); pienso que una norma general no debe decir si hay que guardar un minuto de silencio o parar todas las actividades oficiales. Me parece más conveniente que sean las propias instituciones nacionales, autonómicas y locales las que decidan qué manifestación de duelo les parece más oportuna en el momento en que se produce el hecho causante, ya sea mediante un decreto o un acuerdo puntual.

#PBP no se hace responsable …

protocolbloggerspoint Sin categoría Leave a Comment

cropped-wordpress_suburbia

  • de los contenidos,  datos,  fotografías, infografías, croquis, gráficos, tablas e informaciones que figuren en los post que publica en su página, a los que los blogueros visitantes pueden acceder a través de los enlaces o links disponibles en el sitio web de #PBP;
  • de las opiniones y comentarios que los blogueros expresen, tanto en los posts, noticias o artículos, que diariamente se van subiendo a la página,  como los comentarios a los mismos que puedan aparecer en el sitio web de #PBP;
  • de la ortografía, gramática y ortotipografía, utilizada en textos y títulos de los post que aparecen en el sitio web de #PBP;
  • de la veracidad del texto, las citas, frases o palabras que se ponen en boca de escritores o personajes célebres;

Como sabéis #PBP nació con afán de compartir todos los post que, sobre lo que nos gusta, #protocolo, #eventos, #comunicación, etc., vamos encontrando en la web, así como cualquier artículo que nos envíen personas expertas en la materia y que no tienen un blog en el que publicar, porque no lo hacen habitualmente.  En ningún caso «tocamos» el post, simplemente, respetando su título original, tal y como aparece escrito en el blog de origen, colocamos un link y la primera fotografía que aparece en el mismo. Si el autor ha escrito en mayúsculas, irá en mayúsculas, si escribe en minúsculas, haremos lo propio; la única licencia que nos permitimos es insertar la dirección de twitter de su autor/a (si la conocemos) entre paréntesis en el título.

Por todo lo anterior, cualquier comentario acerca de errores de formato y contenido que un lector quiera hacer sobre uno de los post que publicamos, debe hacerlo en el blog de origen del mismo, ya que #PBP no es intermediario entre el autor y sus lectores.

¿Profesionales? No, gracias.

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

Aunque haya quien no me crea o quien no me quiera creer, este post lo ha provocado un hecho real. Y se lo quiero dedicar a todos los #protocoleros que día a día pelean por el reconocimiento de su trabajo, que defienden su profesión con valentía y que tienen que enfrentarse muchas, muchísimas veces, a situaciones estrambóticas causadas por tanta falta de profesionales en puestos claves que deberían estar ocupados por personas formadas para ello.

Para ponernos en situación, imaginemos -no tiene porqué ser la situación real- que estamos organizando la inauguración de una exposición. Hemos mandado las invitaciones con la antelación que corresponde y tenemos una lista confirmada de personas que van a asistir. Entre ellas, claro, una serie de VIP. Se nos ocurre para comodidad de invitados, autoridades y directivos de la entidad anfitriona, montar una comitiva que, tras el corte de cinta -o acción similar que sirva de pistoletazo de salida- sea la primera en entrar en el espacio a visitar. Evita empujones y supone tranquilidad para todos: los organizadores y el grupo de cabeza.

Lo elemental sería partir de esa lista de confirmados y «meter» en dicha comitiva a:
-los muy altos directivos de la entidad
-las muy altas autoridades del Estado
-el pintor, el comisario de la exposición o sus similares si no se tratara de una exposición

En esas se está cuando se avisa que el Presidente del Congreso confirma su asistencia. Supongamos que la primera reacción sea: «hay que incluirle en la comitiva» y la segunda: «bien situado que es un miembro de los TOP10 del RD«. Supongamos que avisamos al máximo responsable de protocolo de la entidad para: ¿que lo sepa?, ¿que avise al máximo representante de la entidad?…

¿Para qué…?, si la contestación, y esta sí que es real como la vida misma, es:

“bueno tampoco es tan importante, no es como si viniera la Alcaldesa”.

Desde la humildad, las buenas formas, la mano izquierda…¡va por nosotros, compañeros!

Post de opinión de @maritaserna para #PBP

Una lección de #protocolo y #comunicación de Mateo Renzi (@MariaPSC)

protocolbloggerspoint Comunicación, Protocolo Leave a Comment

«Mi metto alla tua sinistra, anche se non è facile…», ride Renzi riferendosi alla posizione sul poggio per la conferenza stampa al termine dell’incontro. (Corriere della Sera)

El primer ministro italiano. Mateo Renzi, ha dado toda una lección de comunicación a cuenta del protocolo o de protocolo a cuenta de la comunicación con ocasión de la visita de su homólogo griego, Alexis Tsipras. Con un juego de palabras Renzi ha demostrado saber de protocolo, ese «me pongo a tu izquierda» da cuenta del «honor» que le ha hecho a su invitado dejándolo a su derecha tal y como vemos en la fotografía, el máximo honor por cierto,  a la vez que reconoce que no es fácil estar a la izquierda de las ideas políticas de Syriza, partido al que representa su homólogo heleno.

34bd7214b09bceb3fbf199a2d0efc064-k01E-U430603247150076jE-1224x916@Corriere-Web-Sezioni-593x443

Pero la cosa no ha quedado ahí, al finalizar la rueda de prensa ha tenido una forma muy sutil de señalar que quien compartía presidencia con él en ese momento no llevaba corbata -por esa promesa que ha hecho Tsipras de no vestir corbata hasta que Grecia no salga de la crisis económica- y le ha regalado una. Con estas palabras lo recoge La Stampa:  «Renzi ricorda che Tsipras ha detto che non metterà la cravatta finché la Grecia non uscirà dalla crisi. E impugnando un pacchetto spiega: «noi vogliamo dare una mano vera alla Grecia, che non vuol dire dare sempre ragione, ma siamo sicuri che ne uscirà e quando accadrà ci piacerebbe che il premier indossare una cravatta italiana».

Corbata_1

Corbata 2

El mensaje: le vamos a echar una mano a Grecia (lo que no quiere decir darle la razón); estamos seguros que saldrá de la crisis y cuando lo haga su premier vestirá una corbata italiana . Estarán de acuerdo conmigo que el único lugar en el que a Tsipras le podían regalar una corbata era este; ese detalle, por parte de cualquier otro colega europeo, habría resultado fuera de tono. Renzi ha vendido marca Italia 100%.

La comunicación y el protocolo viven de gestos, hoy hemos asistido a unos cuantos, todos cargados de intención y de doble sentido, gestos que a sus protagonistas no les han borrado la sonrisa de la cara.

El que plagia, no tiene perdón

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

cropped-wordpress_suburbia

«Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo» (Mateo 25:40)

Hablamos  la semana pasada de que para escribir sobre cualquier tema hay que tener un  conocimiento sólido de la materia sobre la que se escribe. Conocimiento que se adquiere a través de unos estudios superiores y/o la práctica de una profesión cualificada. Escribir artículos en un blog de protocolo requiere un conocimiento profundo de la materia sobre la que se escribe, ya que se trata de algo muy específico, hasta en eso hemos de ser profesionales.

El conocimiento profundo tiene enfrente dos tentaciones: el conocimiento superficial y el plagio descarado. Un blog específico de protocolo (y personalizo el blog) debería huir de comentarios superficiales salvo para profundizar en ellos y mostrar en sus post el  dominio de la materia que sería deseable para hablar de un tema. El problema es que para adquirir el conocimiento hace falta “echarle muchas horas” al estudio, a la investigación, a la búsqueda, a encontrar -como Protocolo a la Vista- esa foto que cuadra perfectamente con el comentario protocolario que quiero hacer. Y no solo es buscar, es también saber contarlo, este proceso requiere saber estructurar en un texto aquello que hemos encontrado, descartando lo accesorio y lo que ya se ha visto en muchas ocasiones para evitar repetir la misma idea una y otra vez, o simplemente para que al presentarla parezca distinta.

La segunda tentación es el plagio. Quien plagia se salta el procedimiento. Va directamente de la búsqueda  al resultado. Cae en mis manos un artículo interesante de banderas, recorto y pego y lo lanzo a la red, si además tengo suerte y lo encuentro en inglés, hago una traducción rápida ¡y lo mismo!; encuentro un libro que habla del servicio de mesa, abro por la página 13 y transcribo directamente lo que allí se dice, todo esto como si fuera mío …, por poner dos ejemplos.

Cuando has echado muchas horas estudiando y leyendo libros,  artículos, ensayos, etc.  aprendes a clasificarlos por familias como los pergaminos, como decía mi profesor de Derecho Romano al referirse a los exámenes que eran copia unos de otros. Doy fe que hay libros de protocolo que son una copia de publicaciones que les precedieron, pero ello no ha de ser excusa para que copiemos lo que en sus páginas se dice y lo lancemos como propio, lo siento pero aquí no podemos aplicar el aforismo: “quién roba a un ladrón tiene cien años de perdón” (cambiando roba por copia y  ladrón por copión).

Según la Real Academia Española plagiar  “es copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”.

Al igual que la Real Academia Española, la Doctrina del Tribunal Supremo entiende por plagio “todo aquello que supone copiar obras ajenas en lo sustancial”. Así mismo, amplia la definición del concepto al presentar el plagio “como una actividad material mecanizada, poco creativa y carente de originalidad, aunque aporte cierta manifestación de ingenio”. Concluyendo que “el concepto de plagio ha de referirse a las coincidencias estructurales básicas y fundamentales y no a las accesorias, añadidas, superpuestas o modificaciones trascendentales” (STS núm. 12/1995 de 28 de enero)

Que buena y qué oportuna es esta explicación, pero no es mía, ha salido de aquí: [http://biblioteca.ua.es/es/propiedad-intelectual/aprende-sobre-el-plagio-y-como-evitarlo.html (disponible el 22 de enero 2015)] ¿veis? no cuesta nada citar las fuentes. Se lo mucho que cuesta elaborar un texto y que los atajos, a corto plazo, nos llevan al destino rápidamente, pero no evitan que los demás piensen de nosotros que somos unos tramposos.

En #PBP actuamos de buena fe, no entramos a valorar el contenido de los posts porque no nos hacemos responsables de lo que vosotros escribís,  hacemos un link directo a vuestros artículos y solo los retiramos de la página cuando el autor del texto original contacta con nosotras para decirnos que tal o cual post está extraído directamente de su libro o su publicación.  A veces el contenido “nos suena”- no en vano hemos leído los mismos libros-  lo hablamos entre nosotras, vemos de dónde ha salido, comprobamos muy bien todo y entonces solemos publicar algún post de opinión sobre el tema esperando que el/la “copista” se dé por aludido/a. Reconocemos que hasta ahora ése ha sido un esfuerzo vano.

Pero otras veces resulta que a quien plagian es a nosotras(bueno, a @pmuinos y @maritaserna, que cuentan con más publicaciones) y aquí viene a colación la cita del Evangelio. El hecho de que nos plagien  nos sienta fatal y le hemos dado vueltas al asunto hasta optar por un remedio. Como los antiguos griegos nos hemos reunido en asamblea durante la sexta pritanía (entre enero y febrero) y hemos votado  condenar al ostracismo a los copiotas. Hemos escrito el nombre del/de la copiota en un ostracon virtual y le/la hemos condenado al destierro virtual. Ese destierro significa que a partir del momento en que es “pillado/a” deja de existir para #PBP, dejamos de publicar sus post, de retuitear su tweets, de darle al “me gusta” en su página de Facebook …, esas pequeñas cosas que están a nuestro alcance y que evitan señalar con el dedo, porque eso sería considerado mala educación.

Es un  pequeño paso, tal vez solo simbólico, pero con él queremos reconocer el trabajo original de los autores cuyas contribuciones permiten avanzar en el conocimiento de una determinada materia, en este caso el protocolo.

Artículo de @MariaPSC para @protocolblogger

De medias verdades , leyendas urbanas y titulares impactantes

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

cropped-wordpress_suburbia

Con motivo del fallecimiento de la Duquesa de Alba y en aras de ser el primero en publicar algo de lo que sea, o decir algo de lo que sea, han salido expertos en el tema ducal – protocolario de debajo de las piedras; y así hemos leído o escuchado temas tan manidos como el de que la gran cantidad de títulos que tenía la duquesa –más que los reyes de España e Inglaterra- la dotaba de ciertos privilegios como el de no tener que inclinarse ante el rey de España o ver como  la reina de Inglaterra le cedía el paso, en el hipotético caso de encontrarse cara a cara en algún lugar.

Por traer el tema al campo del protocolo, que es lo nuestro, les comento lo siguiente. El día del fallecimiento estaba en una reunión y me preguntaron si era verdad que la diferencia entre los grandes de España y las personas que no tenían título radicaba en que los grandes eran los únicos que no se quitaban el sombrero ante el rey (al parecer hacía unos días un torero que estuvo casado con una duquesa, hizo referencia a esto en la tele). Mi interlocutora, mujer con estudios  superiores y una gran cultura, manifestaba su asombro y reconocía su ignorancia sobre el tema.

A su pregunta respondí con las siguientes: ¿cuántas personas llevan sombrero hoy en día de forma habitual?, ¿cuántas personas llevan sombrero en un acto al que acude el Rey?, ¿cuántos de los que van al acto y lo llevan son Grandes de España? … ¿verdad que haciéndonos estas preguntas todo cambia?. El privilegio de permanecer cubierto ante el rey, privilegio histórico de los Grandes, estaba pensado para otro tiempo y otro lugar y es difícilmente aplicable hoy en día,  en una sociedad democrática como la nuestra, en la que la moda marca qué y cómo se viste para cada ocasión.

Hoy día la diferencia entre un Grande de España y un ciudadano de a pié va más por otro lado: el Grande probablemente tenga dinero para mantener un título nobiliario que ha recibido por herencia; probablemente tenga un gran patrimonio en suelo rústico y tenga unas propiedades inmobiliarias exentas del pago de impuestos por ser bienes de interés histórico y cultural; probablemente tenga objetos de gran interés histórico y cultural en su casa; probablemente haya recibido una buena educación y tenga un gran dominio de lo que llamamos urbanidad; etc. , ¡probablemente!.  Pero ni un Grande debe olvidar que la Constitución no reconoce ningún privilegio a la nobleza y que ante la ley es un ciudadano igual que usted y que yo, y su origen, títulos y tratamientos no le libran de tener que esperar en la misma cola que usted y que yo para pagar la compra, entrar a un museo o subir al avión.

Si reflexionamos un poco vemos que  si se sacan  las cosas de contexto y  se leen  algunas noticias sin un poco de sentido crítico,  hasta parece que tenemos que hacer la reverencia a una persona con título nobiliario, y eso no es correcto.

Estamos en unos momentos en que saber algo de algo equivale a ser experto y contarlo te eleva a los altares de la erudición. Hace algún tiempo vi un documental de la televisión canadiense  en la que hablaba de esto, de los expertos y su capacidad de hacerse un hueco en el mundo de los medios. Los conocimientos formados por medias verdades + leyendas urbanas + un titular impactante, y contar con el canal adecuado para transmitirlo están convirtiendo a muchos –cuyos conocimientos del protocolo se basan, con suerte, en un curso de 20 horas sobre el tema- en auténticos gurús del protocolo. Esto me asusta porque es lo más anti profesión que existe, y es lo que ha estado sucediendo estos días. Era tal la necesidad de contar algo –no de informar- que hemos visto, leído y oído algunas noticias que daban cuenta no del saber de quien las compartía, si no de su manifiesta ignorancia.

Pero tal vez lo que más me asusta es que mientras tanto, los auténticos profesionales que han intervenido en los medios, que iban allí a hablar de aspectos protocolarios, se veían  interrumpidos en sus intervenciones y en la tesitura de tener que responder a preguntas del estilo de “¿es verdad que la reina de Inglaterra debería cederle el paso a la Duquesa de Alba si se encontraban en un ascensor?”  (no se quién fue el que hizo la aseveración en la que se basa esa pregunta pero le hizo un flaco favor al Protocolo con mayúsculas).

Como no todo ha de ser negativo, lo bueno –como decía en el artículo de opinión que escribí con motivo del acto de proclamación del rey Felipe VI– es que algunos medios han contado con profesionales del protocolo, hecho que nos lleva a ser optimistas y pensar en la visibilidad de una profesión que hasta hace poco permanecía en un segundo plano. Los buenos profesionales, que hay muchos, están ahí dispuestos a hablar con rigor y seriedad  ¡utilícenlos con ese fin si lo que quieren es informar!.

Artículo de opinión de María Gómez Requejo (@MariaPSC) para Protocol Bloggers Point

Los profesionales y los puestos de confianza

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

cropped-wordpress_suburbia

Artículo de opinión de @MariaPSC para #PBP

De vez en cuando, cuando visito instituciones con los alumnos, hay una cuestión que surge en el turno de preguntas que suele abrir la persona de protocolo que nos acompaña, y es que los chicos tienen curiosidad por saber cómo se consigue trabajo. “¿Qué hay que hacer para trabajar aquí?” es la pregunta más popular, y  “soy funcionario”, respuesta del responsable de protocolo,  o “soy personal de confianza”, respuesta del jefe de gabinete, son las más habituales.

Personal de confianza ¿qué quiere decir?, ¿existe el profesional de la confianza?, ¿existen unos estudios en confianza?. Bromas aparte ¿es que a uno le contratan por la confianza que tienen en él y no por los conocimientos o la experiencia que tiene?, esta es la pregunta que me hacen a mí al salir de esos lugares. Vaya por delante mi reconocimiento a grandes profesionales del protocolo que desarrollan –o han desarrollado- su labor en puestos de confianza, no me refiero a ellos, puesto que su trabajo y su labor se valorará siempre. Aquí estamos hablando de puestos de confianza desempeñados por personas sin ninguna formación ni experiencia para el trabajo que realizan en protocolo y eventos.

Desde distintos foros se habla de la “profesionalización” de los profesionales del protocolo, en el sentido de tener el desempeño de sus funciones amparado por unos conocimientos adquiridos en una facultad o en una escuela profesional, además de los obtenidos a través de la práctica profesional, pero ¿se le exige lo mismo al personal de confianza?.

Tres párrafos hablando de “personal de confianza” y aún no he dado una definición, empiezo a no reconocerme, ¡con lo que me gustan las palabras!.

El diccionario de la RAE al definir la expresión “de confianza” –y siempre referida a una persona- dice lo siguiente:  1. loc. adj. Con quien se tiene trato íntimo o familiar; 2. loc. adj. En quien se puede confiar. Ninguna de las dos me gusta para definir a un profesional de protocolo desempeñando su trabajo. La primera porque si le han dado el trabajo porque tiene un trato íntimo o familiar con su jefe, es que en la asignación de su puesto no se ha tenido en cuenta su formación o idoneidad, sino que le han “enchufado”. Y si está en un puesto solo porque se  puede confiar en él –sobre todo en su silencio- y  se valoran tanto la sumisión como los servicios que prestará de ser necesario,  no estamos hablando de profesionalidad sino de “clientelismo”.

Un profesional del protocolo sabe que la confidencialidad es parte esencial de su trabajo, independientemente de quién sea su jefe y que el respeto se gana por el trabajo que es capaz de hacer, no por los secretos que es capaz de guardar, ya que el sueldo se cobra por lo que se hace no por lo que se oculta.

El “profesional de la confianza” dura lo que el cargo político, una legislatura o, con un poco de suerte, dos; y es que, claro, se trabaja para un individuo, no para un departamento, circunstancia esta que lleva, a veces (como hemos visto en las noticias la semana pasada), a correr la aciaga suerte del jefe.

Los departamentos de protocolo– tanto en instituciones públicas como en empresas privadas- necesitan profesionales de protocolo para realizar labores de protocolo, su formación les capacita para el desempeño de una serie de tareas y funciones muy específicas; ganarse la confianza y el respeto del jefe debe basarse en el trabajo bien hecho,  no en el acogimiento a su amparo; ganarse la confianza y el respeto de los que le rodean requiere la constatación de que el trabajo se ha hecho bien.

Madrid 2014, presentación de la 23ª edición del DRAE (@MariaPSC)

protocolbloggerspoint Sin categoría Leave a Comment

Ayer hablaba de 1894 y de la inauguración de la sede de la Real Academia de la Lengua; de este edificio en el que hoy me encuentro para asistir a la presentación de la 23ª edición del DRAE. No voy a hablar del diccionario, de los términos que contiene y de los que deja fuera, ni del español globalizado que recoge, voy a hablar del protocolo de un acto al que he asistido como invitada.

La invitación llegó primero en forma de carta por mail y luego -previa confirmación- por correo postal.

2014-10-16 invitacion 1

Junto a la invitación llegó también la nota de protocolo que era necesario presentar, junto con el DNI para poder acceder al edificio de la Academia en la que se hacían una serie de recomendaciones, entre ellas la fundamental, estar allí con media hora de antelación.

2014-10-16 invitacion 2

El anfitrión – Director de la RAE- cedió su puesto a los Reyes situándose a su izquierda, y de esa forma dejó el puesto número 3 al Ministro de Educación.

 

PRESIDENCIA_DRAE

En el hall de entrada SS.MM fueron recibidos por distintas autoridades y saludados por los académicos presentes, para a continuación posar para la foto de familia en la escalera de acceso al salón de actos.

foto familia

La distribución de los invitados sobre la tarima de la zona de la presidencia se hizo de la siguiente manera:

RAE--644x362

A la derecha de la presidencia los presidentes y directores de las Academias de la Lengua, a la izquierda los académicos de la lengua. Frente a cada uno de esos grupos un atril para las intervenciones.

El resto de invitados se distribuyeron en la zona de butacas situadas frente a la presidencia a ambos lados del pasillo central. Entre los grupos de invitados podemos mencionar los siguientes: autoridades, embajadores, miembros de la Fundación proRae, patrocinadores y benefactores.

Dado el gran número de asistentes al acto, se habilitaron los pasillos laterales de la escalera principal para los que no cabían en el salón de actos, y que pudieron seguir la ceremonia a través de las pantallas que se instalaron al efecto.

800px-Escalera_principal_de_la_RAE

El Orden del Día, que estaba a nuestra disposición sobre la silla en la que nos sentábamos, se siguió escrupulosamente.

Abrió la sesión Su Majestad el Rey y fue dando la palabra a los distintos intervinientes:

  1. Director de la RAE
  2. Director de la 23ª Edición del DRAE
  3. Secretario de la RAE y Coordinador del III Centenario
  4. Secretario General de ASALE (Asociación de Academias de la Lengua Española)
  5. Presidente de la Fundación proRAE (Fundación pro Real Academia Española)
  6. Ministro de Cultura

Su Majestad cerró el acto con un discurso en el que resaltó la estrecha colaboración de la Monarquía con la Academia a lo largo de estos tres siglos, un trabajo común «por el bien de la lengua española». También, y sobre el Diccionario que se presentaba señaló que es «un diccionario al servicio del pueblo, depositario de la voz de la gente».

Las intervenciones se llevaron a cabo desde dos atriles situados a derecha e izquierda de la mesa de la presidencia. Los miembros de la presidencia pronunciaron sus discursos desde la mesa de la presidencia.

A destacar la intervención del coro de RTVE entre las palabras del Secretario General de ASALE y el Presidente de la Fundación proRAE; y una segunda intervención tras el discurso del Sr. Ministro.

Otro momento a importante se produjo cuando el Director de la RAE entregó a SS.MM. el ejemplar del Diccionario que se presentaba, así como una edición facsimilar del Diccionario de Autoridades y el libro institucional del III Centenario.

Entrega Diccionario

El acto que se inició a las 12.00 horas, terminó a los 90′ exactos, si tienen interés pueden seguirlo en la página web de la RAE.

Crónica de @MariaPSC para @protocolbloggers

El #protocolo no es sentido común (por @pmuinos)

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

cropped-wordpress_suburbia

En este proyecto que se llama Protocol Bloggers Point, #PBP para los amigos, que salió de la cabeza de mi amiga María de la Serna y en el que nos embarcamos con entusiasmo mi otra amiga María Gómez y yo, le ha tocado a la Gómez en su semana “de guardia” (nosotras somos mujeres organizadas y nos repartimos el trabajo por semanas) llegar a publicar el post número 1000. Sí, sí, mil posts recopilados ( bueno, alguno también escrito por nosotras mismas) sobre protocolo en ¡sólo 5 meses! Hoy ya son algunos más porque cada día hay algún “protocolero” ( el término que acuñaron los amigos de Zaragoza en el congreso de protocolo de la UNED) que desde su rincón personal nos ilustra sobre esta disciplina que es la suma de muchas.

Siempre he renegado de la frase que resumía el protocolo como puro sentido común, pero este proyecto, Protocol Bloggers Point es la prueba irrefutable de que el protocolo es mucho más que eso.

No puedo negar que en el protocolo hace falta tener sentido común, pero como le hace falta tenerlo a cualquier profesional de cualquier ámbito, pero a partir de ahí el protocolo es mucho más. No hace falta más que echar un vistazo a los textos que escriben los compañeros que cada día nos ilustran con algo nuevo y que recopilamos aquí.

Sólo con sentido común no se construyen Grados oficiales universitarios verificados por la ANECA impartidos en tres universidades. Sólo con sentido común no se diseñan los numerosos másteres que imparten universidades y entidades privadas. Y sólo con sentido común no se le da rigor a una profesión.

Así que permitidme insistir, el protocolo no es sentido común, y la prueba son esas más de 1000 entradas que tiene este blog gracias a las aportaciones de muchas personas que no dudo que tienen mucho sentido común, pero también muchos conocimientos de organización, producción, historia, educación social, comunicación, marketing, restauración, y un larga lista más de conceptos que podéis consultar en las etiquetas de #PBP.

Intentaremos seguir recopilando cada día nuevos textos para que esta disciplina siga creciendo. ¡Gracias a todos por dejarnos compartir vuestro sentido común pero sobre todo vuestros conocimientos!

*Artículo de opinión de Pilar Muiños para Protocol Bloggers Point.

¡Copiota! (por @maritaserna)

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

logo

Bucear por la red en busca de blogs de protocolo para leer lo que escriben sobre esta disciplina los compañeros y subirlos a este blog para que tengamos un rincón donde encontrarnos a diario y leernos,  es entretenido. Claro está, que no deja de ser una obligación diaria. Yo lo hago con gusto porque además me recuerda a mi padre, que me decía que antes de opinar había que leerse la prensa. Toda. Toda la que se imprime y todo lo que se pueda abarcar con ayuda del ordenador o del iPad. Él lo hacía todas las mañanas, uno tras otro y por las tardes, las charlas familiares sobre política, literatura, periodismo, música, actualidad, economía o lo que fuera que fuese, resultaban no sólo amenas, sino fundamentadas. Tenías todos los argumentos en la cabeza y allí se opinaba con conocimiento de causa.

Yo me he hecho una gran lista de blogs con sus correspondientes enlaces que repaso uno a uno todos los días. Se aprende mucho. De esta experiencia diaria yo destacaría dos cosas que me llaman la atención, a las que llevo dando vueltas mucho tiempo y que me gustaría compartir con vosotros que también os tomáis la molesta de leer lo que aquí publicamos todos los días.

La primera, a cuya conclusión llegué en verano, tradicional época de sequía en el mundillo bloguero,  incluido el del protocolo,  tras algunos meses de comprobar y constatar que lo que “parecía” era verdad: la variedad de blogs que dicen ser de protocolo y en realidad no lo son. O, para ser exactos, los muchos que sólo tratan de algún aspecto de la disciplina. Los más numerosos son los que se refieren a protocolo como sinónimo de etiqueta, de buenas maneras, de educación social y de eso que se conoce como “saber estar”.  Me apena porque indica que queda mucho camino por recorrer para conseguir que se “tome en serio” a los profesionales del protocolo, los actuales, y los que están estudiando que tienen, además, la desventaja de la falta de experiencia, por lo que el esfuerzo para sacar la cabeza será doble: reconocer su necesidad y apostar por ellos.

La segunda cosa que llama mi atención y que quiero comentar en este artículo de opinión, es que entre compañeros se practique el plagio descarado. Y cuando hablo de plagio -o copieteo que decíamos en el cole – no me refiero a escribir sobre un mismo acto o situación. Eso es lo normal, cada bloguero opinará de distinta manera que los demás ante un mismo evento: unos verán la botella medio llena y otros, medio vacía; unos opinarán que estaban bien ordenadas las autoridades, y otros, pensarán lo contrario. Y ambos tendrán argumentos o criterios con los que defender sus tesis y todos utilizarán las mismas o similares fotos, porque son las que hay y las que ayudan a que cada uno ilustre con ellas sus opiniones. De ese intercambio de experiencias y opiniones aprendemos todos. Es enriquecedor y ayuda a contrastar diferentes puntos de vista. A lo que aquí me refiero es a copiar descaradamente lo que otro ha escrito sin mencionar la fuente. Eso es feo, muy feo, al margen de que sea un delito tanto en el mundo del papel como en el digital. Si no tengo una buena idea para hacer un post, no pasa nada, ya se me ocurrirá algo. Lo que no se me debe ocurrir en ningún caso es copiar lo que  ha hecho otro y hacerlo pasar como propio, es una conducta que debería avergonzar a quien la practica e indignar al autor que resulta copiado.

Si queremos ser serios y hacer que se respete esta profesión intentemos, por un lado, que no se nos identifique con los de la pamela y la pala de pescado y por otro seamos honestos, nuestras ideas que sean nuestras y la forma de expresarlas también, si para ello necesitamos citar la información que ha escrito un compañero, hagámoslo, pero no plagiemos sus escritos. Convendría, de vez en cuando, echar un vistazo al código deontológico de la profesión para que recomendaciones como éstas: «El profesional del protocolo será siempre leal a sus colegas (…) (y) se conducirá siempre con honestidad», no se conviertan en papel mojado.

Artículo de opinión de María de la Serna para Protocol Bloggers Point

Un tono de mal tono

protocolbloggerspoint Urbanidad Leave a Comment

Post de @MariaPSC para @protocolblogger

Los móviles nos avisan cada vez que tenemos una llamada, además también cuando la perdemos, cuando entra un mensaje, por no hablar de los distintos avisos de los diferentes sistemas de mensajería instantánea a los que estamos suscritos el resultado es una cacofonía bastante desagradable al oído.

El tono inicial de los teléfonos era un sonido poco agradable, pensado para que quien lo escuchase descolgase cuanto antes el receptor y respondiese a la llamada. Hoy, con los móviles, la cosa ha cambiado mucho y elegimos tonos populares, sonidos agradables, que nos gustan o nos traen un recuerdo especial, la canción pegadiza del verano o la voz infantil de un ser querido que nos dice que descolguemos el móvil …. ¡cualquier cosa!.

550-Ringtone-21

Tampoco en esta situación pensamos en los demás, es decir, pensando en los demás dejamos que el teléfono suene y suene para hacer partícipes a los que nos rodean de ese sonido que –solo a nosotros- nos parece fantástico porque nos distingue del resto, y nos hace únicos.

La cosa se complica cuando añadimos el estar dentro de un espacio público y cerrado al que hemos ido a hacer algo concreto: dentro de una iglesia, en el teatro, en el cine, en un concierto, en la consulta del médico … No nos damos cuenta que el sonido molesta en esos espacios. Yo he ido ahí a algo que requiere toda mi atención, atención que no tiene por qué verse interrumpida por el tono del teléfono de un/a señor/señora que “se olvidó” de desconectarlo (cuando de todas las formas posibles nos han indicado que lo apaguemos).

550-Móviles en espacios con público-41

Mala, mala, malísima educación.

Los carteles son del diseñador estadounidense Ted Slampyak  para el blog sobre “estilos de vida” The Art of Manliness

Las tribulaciones del deambulador

protocolbloggerspoint Comunicación, Educación Social Leave a Comment

Post de @MariaPSC para @protocolblogger

No hace mucho, cuando recibíamos una llamada en el trabajo descolgábamos el receptor y hablábamos sin movernos de nuestro puesto, no eran conversaciones excesivamente largas (hablar por teléfono era caro) pero si muy resolutivas.

Las cosas han cambiado, y mucho. La posibilidad de movilidad que nos proporciona el teléfono móvil  hace que con frecuencia nos levantemos de nuestro puesto y deambulemos alrededor de la oficina, hablando y gesticulando, ignorando a los que están a nuestro alrededor intentando concentrarse en su trabajo. Rara es la oficina abierta en la que no hay un deambulador (le pongo sexo porque es más frecuente en el masculino) que en cuanto recibe una llamada se levanta, comienza a hablar –habitualmente elevando el tono de voz-  y gesticula al mismo tiempo. Los que estamos a su alrededor nos sentimos incómodos, el tono de voz molesta y nos desconcentra, los gestos nos parecen innecesarios y un punto ridículos.

550-Hablar a voces_31

Desconcentrados  y fastidiados, dejamos de trabajar y pasamos a prestar atención a la conversación impuesta, pero el hecho de escuchar solo la mitad diálogo hace que nos inventemos la parte que no escuchamos y una vez finaliza, en lo que es el colmo de la indiscreción, manifestamos nuestra opinión sobre lo que hemos escuchado o lo que es peor, preguntamos a nuestro compañero de qué y con quién estaba hablando. Es más, muchas veces tras finalizar la conversación comenzamos una charla en la que murmuramos, criticamos y damos nuestro parecer sobre una situación que no nos incumbe. Mala, mala, malísima educación por todos lados.

El cartel que acompaña tiene una doble intención a mi entender, aunque  dirigido a quien deambula (a quien se pide discreción y que baje el tono de voz) debería aplicarse -en lo que a discreción se refiere- también a quien escucha; el hecho de estar fastidiados por la llamada no debe dar pié a participar en la misma.

 El cartel es del diseñador estadounidense Ted Slampyak  de la serie diseñada para The Art of Manliness,

Hablemos de formación

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

logo.es-es

Artículo de opinión de María Gómez Requejo para Protocol Bloggers Point

Muchos de los @protocoloblogger somos profesionales de protocolo que desarrollamos nuestra profesión en el ámbito académico, impartiendo enseñanzas en la universidad española.

Los días 28 y 29 de julio ha tenido lugar en Río de Janeiro la cita Universia 2014, con el nombre de Universario2014 y el lema «La universidad del siglo XXI, una reflexión desde Iberoamérica«. Dentro de este marco se ha celebrado el III Encuentro Internacional de Rectores, que ha reflexionado sobre el contenido del lema.  Fruto de esta reflexión es la Carta Universia Río 2014, que contiene las claves estratégicas y propuestas para las Universidades Iberoamericanas.

Hablan los rectores de las nuevas tendencias que están modificando el mundo universitario tal y como lo conocemos, y que son las siguientes “la ampliación, diversificación y renovación de la demanda de enseñanzas, cualificaciones y modelos educativos; el aumento y la diferenciación de la oferta educativa y de la educación transnacional; la creciente e imparable internacionalización; la consolidación de los nuevos esquemas de competencia y cooperación universitaria; la necesidad de una gestión eficiente de la generación, la transmisión y la transferencia del conocimiento al servicio del desarrollo y la cohesión social; la irrupción de los componentes educativos digitales; y la transformación de los esquemas de financiación y organización”.

Teniendo en cuenta las tendencias los rectores plantean una serie de claves estratégicas y unas propuestas de actuación. Me voy a centrar en la clave 5formación continua del profesorado y fortalecimiento de los recursos docentes”,  me centro en ella porque a mí, como profesional de protocolo dedicado a la formación universitaria es la que me interesa comentar en este post de opinión dirigido a profesionales del protocolo.

Señalan los rectores en esta clave 5ª que “subsisten aún debilidades en la conformación de los cuerpos académicos […] para una docencia de calidad”, para fortalecer ese punto débil proponen que se contemplen “sistemas rigurosos de selección del profesorado, organizar esquemas transparentes de promoción a lo largo de su carrera académica, contar con planes de actualización para docentes en servicio, promover su motivación y evaluación, incentivar la innovación […] fomentar el uso de tecnologías educativas vinculadas al entorno digital, ampliar la movilidad internacional del profesorado”, solo así se conseguirácrear las condiciones favorables para retener y atraer a los mejores profesores”.  Ligadas a esta clave estratégica aparecen recogidas en la Carta, dos propuestas de actuación: la 7ªIniciativa iberoamericana de formación de profesorado”, que está orientada afortalecer la cualificación, formación permanente del profesorado (…) y actualización de metodologías docentes” y la 8ªProyecto Iberoamérica Investiga, para la formación de doctores y personal investigador”, con la idea de impulsar la capacidad investigadora a través de “la formación de investigadores y doctores (…) tanto para desarrollar su actividad en entornos creativos como productivos y (…) en dar visibilidad y difundir sus resultados”.

Después de todo este rollo ustedes se estarán preguntando ¿cómo y cuándo enlaza la autora de este post todo esto con el  protocolo?, pues ahora mismo. En el protocolo y la organización de eventos, como en cualquier otra disciplina es importantísimo que los formadores (profesores) se formen, que se actualicen, que se les motive e incentive, que se les promocione, que innoven su forma de impartir las enseñanzas, que fomenten el uso de las nuevas tecnologías (sobre este tema les recomiendo el seguimiento del blog enredada en el 2.0, donde la @protocolblogger @pmuinos –profesora y experta en el mundo digital en la formación- les da buena cuenta de las novedades en este campo).

Ayer leía en Facebook algo así como que hay profesores impartiendo clases que jamás han organizado un acto, y yo me pregunto ¿y qué?. En todas las carreras hay asignaturas teóricas y prácticas. Quien suscribe este artículo cursó  la Licenciatura en Derecho (lo que te prepara para una profesión: abogado), profesores que impartían  Derecho Natural, Filosofía del Derecho, Derecho Romano, Historia del Derecho, Derecho Político … ¡y otras más puedo señalar!, probablemente jamás habían pisado un Tribunal, y sus enseñanzas son la base pare el desarrollo del conocimiento de esa carrera académica.

Lo mismo sucede en el  Grado en Protocolo y Organización de Eventos, hay asignaturas teóricas y asignaturas prácticas, y todas forman al alumno para el desempeño de una profesión. Los planes de estudio establecen el porcentaje de teoría y el de práctica. Lo que hay que vigilar es la formación previa de quienes están formando a esos futuros profesionales. Los  rectores reunidos en Universiario2014 señalan como imprescindible “contemplar sistemas rigurosos de selección del profesorado”, ese es el quid de la cuestión.  En nuestro caso es fundamental  la especialización, a la que se llega con la formación continua del formador, y que es garantía de la calidad de la enseñanza que se imparte.

La enseñanza que se imparte debe contemplar a los teóricos y a los técnicos ya que, por un lado, los técnicos del protocolo pondrán la teoría en práctica, ellos son los que organizan los eventos, y los conocimientos teóricos supondrán una mejora de sus procedimientos; por otro lado las innovaciones técnicas abrirán campo de estudio a los teóricos. Los dos son necesarios.

En la disciplina Protocolo y Organización de Eventos no hay muchos docentes doctores, esa es la cifra que hay que incrementar si queremos deshacernos del intrusismo en la profesión. Si cualquiera sirve para dar clases de protocolo y cualquiera sirve para organizar un evento, estamos preparando el caldo de cultivo del intrusismo. Este intrusismo no lo soluciona un colegio profesional, lo tienen que solucionar las propias universidades estableciendo esos “sistemas rigurosos de selección” que preconizan los rectores.  Si quien imparte clases de cualquiera de las asignaturas que componen esos estudios tiene una formación adecuada, una carrera académica, se actualiza, se le promociona, se le incentiva … tendremos un profesional de la enseñanza formando a un futuro profesional, ya sea de la teoría del protocolo o de la técnica del protocolo.

¡Solo quien tenga los mejores profesores podrá formar a los mejores profesionales!

Artículo de opinión de María Gómez Requejo para Protocol Bloggers Point

Don’t pester a captive audience!

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Urbanidad Leave a Comment

@MariaPSC para @protocolblogger

Pensaba ponerle a este post como título “Urbanidad para Cretinos”, pero no quiero que suene a insulto, así que voy a tomar prestada la frase del cartel que ilustra este post y que le viene cual pedrada en ojo de boticario. El cartel es del diseñador estadounidense Ted Slampyak  quien  los ha diseñado para The Art of Manliness, página que les recomiendo visitar. Este tipo de carteles se veían con frecuencia en los lugares públicos en las grandes ciudades de los Estados Unidos, en la primera mitad del siglo XX  y se dirigían, entre otras cosas, a mejorar la educación, fomentar la urbanidad y las buenas maneras (ya saben, mi monotema veraniego), y que convendría utilizar para una campaña de Buenos Modales en el Transporte Público al menos en esta ciudad.

550-En el TTe_Publico-51

Ayer por la mañana sobre las 9, entré en el autobús 7 en la Plaza de los Delfines,  un autobús nuevo, casi vacío, impecable y que olía bien,  una temperatura ideal … ¡un sueño en Madrid!, me senté tranquilamente con la intención de pensar en mis cosas cuando ¡oh cielos! me di cuenta de que tras de mí iba sentada una Mari Puri Porfa Plis hablando por el móvil …. ¡la cretina!. Por razones obvias cambié de asiento, pero me dio igual, su voz –en el autobús vacío- rebotaba magnificándose y era audible hasta para el conductor en su jaula.

Entiendo que el móvil es un invento fantástico y maravilloso, que hace nuestra vida más fácil … ¡de verdad que sí!, pero usarlo para hacer partícipe al resto del mundo de nuestra conversación, me parece una descortesía grande.

La cretina, y no es por alabarla, iba dando cuenta de sus vacaciones presentes, pasadas y futuras, de lo felices que son los niños en el mar, pero que ella prefería la montaña, de la casa alquilada para las vacaciones, de la piscina, de la asistenta …. lo mejor de todo era que imitaba el tono de voz de todo aquel del que hablaba, intentando ser graciosa con su interlocutora (podría decirles hasta el nombre de quien estaba al otro lado del aparato). ¡El Club de la Comedia en la Línea 7!.

No es la primera vez  que voy en transporte público y tengo que aguantar la charla intrascendente de alguien al teléfono, pero ayer, influenciada por mis lecturas para Desde el Anaquel, y la serie de Palabras, palabras que va de Urbanidad ¡me resultó sencillamente insoportable!. A mayor abundamiento ella acabó hablando de los beneficios de la ducha y el cuerpo limpio –regla de urbanidad número uno- y soltó la siguiente lindeza –les prometo que tomé nota en la mini legal pad que llevo en el bolso- “la gente normal se ducha con agua caliente; yo es que muy normal no soy”.

Muy normal no es tener que aguantar una charla sin sentido durante casi 20’, a la que no he sido invitado y no asisto por voluntad propia, en la que no participo y que, además, no me interesa lo más mínimo.

Queridos protocoleros, en la medida de lo posible eviten las charlas interminables en el transporte público, sencillamente: D’ont pester a captive audience!.