Una falta de respeto al respetable

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

logo

Se comenta mucho la falta de educación cívica –aunque de la otra también se hable- de niños y mayores. Es frecuente oír eso de la “falta de valores” que, como una enfermedad, afecta a la sociedad española en general –aunque “los extranjeros” tampoco se salven- y que se nota en la convivencia entre todos, en la forma de proceder, en la manera de trabajar, en el comportamiento, en el pensamiento, en las formas….¡se han perdido!

A mí me gusta más decir que no es cierto, que lo que pasa es que no se enseñan. La discusión entre valores y educación suele derivar en que lo mío es “deformación profesional”, que todo lo veo con ojos de “protocolo”.

No lo creo: apuesto por la teoría de que reflejamos en nuestros actos lo que somos. Y somos lo que hemos alcanzado siendo moldeados desde que nacemos  por nuestras familias, nuestro entorno, nuestras experiencias, nuestros trabajos.

Ayer lo comprobé. En el Congreso de los Diputados se votaba la Ley Orgánica que regula la abdicación de don Juan Carlos y pude estar allí. No era la primera vez que iba al hemiciclo aunque sí, la primera que a lo único que iba era a ver la actuación: “la puesta en escena” de una ceremonia. Mi idea, al margen de ser testigo de un día histórico en el Congreso, era ver cómo el protocolo ayuda a que este tipo de actos pasen de ser “modelo de diario” (pues sesiones hay todas las semanas) a “modelo especial”: creo que la ocasión lo merecía. Y yo quería poder contarlo después.

Pero lejos de fijarme en cómo trabajan los compañeros del departamento de protocolo en lo que fijé mi atención fue en sus Señorías. Mientras sonaba el aviso de inicio de la sesión, los diputados iban entrando en la sala con tranquilidad, distendidos, charlando. Los periodistas ocupaban la tribuna de prensa con prisas. Los gráficos empujaban a diestro y siniestro para colocarse bien y poder sacar una buena foto. Los del “canutazo” perseguían sin misericordia a los diputados señalados, jefes de filas y miembros del gobierno que retrasaban la entrada y la subida a sus escaños para contestarles.

Miraba yo extasiada esa “ceremonia” previa pensando en que transmitía lo que parecía: tensión, emoción ante el momento, intensidad por el debate que se esperaba… en definitiva, expectación.
Iniciado el acto intenté concentrarme en “lo mío” pero no hubo manera: la sala no estaba en silencio. No lo estuvo en ningún momento. A pesar de los muchos llamamientos al orden del presidente,  sus Señorías no dejaron de charlar en las cuatro horas que duró. Pero no sólo no dejaron de hablar, es que no dejaron de moverse entre los escaños -al margen de que un elevado número de ellos abandonó el hemiciclo tras los discursos de los partidos de más peso- , subiendo y bajando las escaleras sin parar, acodándose en el escaño para charlar cómodamente con el compañero de la fila de atrás, haciendo corrillos en los espacios más anchos, entrando y saliendo sin parar -los aseos y el bar debían estar muy concurridos-; incluso una señora diputada bajó desde su escaño para preguntarle directamente al presidente, sin reparo alguno, por la hora de la votación. Yo pensé que pasaba algo porque subirse hasta allí para hablar con el Sr. Posada en mitad de la “actuación” de uno de los diputados del Grupo Mixto no me parece muy normal salvo urgencia, pero no: el micro abierto permitió saber que nos quedaba media hora para la votación y, supongo, que consecuentemente la señora diputada se marchó al bar.

En los escaños unos leían la prensa, otros hablaban por el móvil. Pocos escuchaban. Pocos atendían. ¡Era la representación pura y dura del desprecio: la puesta en escena que ha motivado el resultado de las últimas elecciones!

Tampoco la representación de los medios de comunicación demostró mejores formas: hablaban entre sí sin bajar el tono de voz ni un ápice, chistándose los unos a los otros, pisando al que estaba ya sentado, preguntando al de al lado si se había enterado de lo que decían. Espectacular.

La sensación era de estar en un patio de vecindad: acodados en las corralas, los madrileños cotilleaban a sus vecinos. Lo mismo pero en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Se increpaban los unos a los otros, intercambiaban risas y chascarrillos, deambulaban por el recinto como por una estación de metro mientras, y a modo de música de ambiente y ruido de fondo, el diputado de turno defendía su postura aunque su voz parecía más el ruidito de esas radios que ponen la banda sonora a los patios y le dan a la estampa un  aire de campechanía –casticismo, dicen- más cercano a reunión de bar que al ambiente de respeto propio de un espacio en el que reside la soberanía popular y donde se debatía la abdicación del Jefe del Estado. Tal cual.

No me voy a meter en el fangal de comentar la calidad de los discursos pero sí en las formas y la educación de aquellos que hemos elegido. Si esa es la representación del pueblo español no nos podemos quejar de la falta de nada: ¡no es cuestión de valores, Señorías! Es que no tenemos educación porque ese es un valor que les importa un pimiento. No es cuestión de solemnidad: con un comportamiento cívico como ese ¡ni aunque les pongan a todos un frac, al futuro rey una corona de mil diamantes, capa de armiño y cetro de oro, haya o no misas, “tedeums” o paseos en coche cubierto, descubierto o calesa!  La solemnidad no la representan los objetos: la tiene el hecho que no sabemos valorar, que no sabemos representar.

Y no es cuestión de mucho o poco protocolo, que es sólo una disciplina que ayuda a ordenar los actos para hacer visible lo que con ellos se representa, es cuestión de respeto. Si nuestros representantes no lo tienen, ni lo transmiten, ni lo enseñan, ni lo demuestran, ni lo valoran, ni creen en él…¡a los de a pie no se les puede pedir tampoco!

 

¿De qué hemos hablado esta semana en @protocolblogger?

protocolbloggerspoint Sin categoría Leave a Comment

Resumir la actividad semanal de Protocol Bloggers Point se está haciendo cada vez más complicado.

Esta semana ha sido intensa con más de 50 post relacionados con la materia y con un tema obvio como eje central: la abdicación de S.M el rey Juan Carlos I y el protocolo de proclamación del futuro rey Felipe VI. De hecho, ha habido un total de 33 post relacionados directa o indirectamente con el tema, lo que convierte a Protocol Bloggers Point como el mejor sitio para documentarse sobre esa futura ceremonia puesto que es el único lugar donde encontrar recopilada la opinión de todos los expertos.

Pero además nuestros blogueros han seguido opinando sobre la organización de eventos en general, la clasificación de los actos, los beneficios de una sala de prensa virtual, las cualidades de un buen organizador de eventos, las técnicas para mejorar su productividad, cómo presentar un buen briefing o la aplicación del Big Data a los eventos.

Además como novedad esta semana hemos activado una nueva página donde bajo la etiqueta “Nosotras opinamos” publicaremos y agruparemos los post redactados por las administradoras del blog: María de la Serna, María Gómez y Pilar Muiños, y que según las estadísticas ha tenido una gran aceptación. Así que aprovechamos para daros las gracias por interesados tanto por lo que nosotras mismas os contamos.

Como veis, el mundo del protocolo está activo, vivo y coleando, pendiente de la actualidad pero también centrado en difundir opinión y conocimiento sobre esta profesión. Y nosotras haremos todo lo posible para promocionarlo.

 

Estadística semanal

Post más vistos durante la semana:

La ignorancia es osada.

Lo que sabemos, y lo que no, sobre le proceso de abdicación y proclamación.

Contra la confusión, información.

Día con más visitas:

El viernes 6 de junio con 262 visitas.

Día con más publicaciones:

El martes 3 de junio se publicaron 15 artículos

Seguidores: 

324 en Twitter @protocoloblogger
135 en nuestra página de Facebook
31 seguidores del Blog

La ignorancia es osada

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

Desde que nos sorprendiera la noticia de la abdicación de S.M. los medios de comunicación no han parado de informar sobre un hito histórico indudable con mayor o menor acierto. Y digo “mayor o menor acierto” pues los medios de información, a los que se les presupone precisamente capacidad para informar con imparcialidad y seriedad, no han estado finos en algunos casos. Si añadimos que la opinión lanzada a los cuatro vientos por tertulianos varios desde las diferentes cadenas de televisión, Twitter o Facebook está siendo bastante osada, la tan mentada “ceremonia de la confusión” está servida.

No sólo no se contrasta lo que se va a publicar con lo que sí es seguro y se sabe, pues tanto la Constitución como otras leyes en vigor establecen claramente la regulación de los pasos a seguir y la modificación de reglamentos y leyes que hay que llevar adelante, sino que, además, se opina pontificando: andan sueltos por los platós una cohorte de expertos en Casas Reales, juristas, constitucionalistas, ¡y como no, ….. protocolistas!!! ¡

Ya me gustaría a mí poder presumir de manejar la Constitución como si fuera una experta! ¡Ya me gustaría a mí saberme leyes y reglamentos al dedillo! Para opinar con solidez y contundencia. Pero sin dominar la materia y desde el punto de vista del conocimiento básico que deberíamos tener, al menos hay algunas aseveraciones que caen por su propio peso que se siguen moviendo por la redes y medios y que son directamente una estupidez: Por ordenar un poco la catarata de inexactitudes que se manejan y sobre las que no cabe especular pues ya están reguladas, veamos algunas de las más sonoras.

Abdicación
TV Renuncia

El Rey no renuncia, el Rey abdica. Sólo renuncia alguien en línea de sucesión, no alguien que está reinando en ese momento.

Coronación

ABC coronaciónEFE coronaciónLa Vanguardia
entronizaciónLa Vanguardia2

En España no se corona a los reyes desde el siglo XIII. Tampoco hay entronización:  los reyes juran y son proclamados. Don Felipe jurará ante las Cortes Españolas –es decir, Congreso y Senado unidos- que son la representación del pueblo español.

Regencia

La regencia, que es un sistema que permite ejercer el poder en nombre de un menor, está regulada en la CE y, si uno tiene la paciencia de leer el escueto artículo 59 de la misma, a poco que tenga entendimiento, queda claro que ni procede. Por si acaso da pereza comprobarlo:
Artículo 59
Cuando el Rey fuere menor de edad, el padre o la madre del Rey y, en su defecto, el pariente mayor de edad más próximo a suceder en la Corona, según el orden establecido en la Constitución, entrará a ejercer inmediatamente la Regencia y la ejercerá durante el tiempo de la minoría de edad del Rey.

Si el Rey se inhabilitare para el ejercicio de su autoridad y la imposibilidad fuere reconocida por las Cortes Generales, entrará a ejercer inmediatamente la Regencia el Príncipe heredero de la Corona, si fuere mayor de edad. Si no lo fuere, se procederá de la manera prevista en el apartado anterior, hasta que el Príncipe heredero alcance la mayoría de edad.

Si no hubiere ninguna persona a quien corresponda la Regencia, ésta será nombrada por las Cortes Generales, y se compondrá de una, tres o cinco personas.

Para ejercer la Regencia es preciso ser español y mayor de edad.

La Regencia se ejercerá por mandato constitucional y siempre en nombre del Rey.

Familia Real

InfantasInfantas2
¡Grandes titulares porque las Infantas “salen de la Familia real”! Sin embargo, no es una novedad: también hay un  RD, en este caso el RD2917/1981 sobre Registro Civil de la Familia Real, en cuyo primer artículo, que reproduzco por la misma razón que el anterior, se circunscribe la familia Real a muy poquitas personas. El resto es familia del Rey. ¿O no nos acordamos ya de las Infantas Doña Pilar y Doña Margarita?

Artículo 1
En el Registro Civil de la Familia Real se inscribirán los nacimientos, matrimonios y defunciones, así como cualquier otro hecho o acto inscribible con arreglo a la legislación sobre Registro Civil, que afecten al Rey de España, su Augusta Consorte, sus ascendentes de primer grado, sus descendientes y al Príncipe heredero de la Corona.

 

Título y tratamiento
Conde de Barcelona
Se especula mucho con el tratamiento y el título que van a ostentar los Reyes cuando dejen de serlo. El tratamiento –que es la forma de hacer patente el poder de una persona por cargo o por nacimiento- dependerá de lo que don Felipe decida. Los títulos históricos que tiene y concede la Corona –de los que un ejemplo pueden ser los Ducados de Palma o Soria, de dos infantas españolas- sólo los puede otorgar él. En el mismo momento en que sea efectiva la abdicación del rey, perderá la capacidad para otorgarlos. ¿Qué decidirá? ¡A saber! Cualquier cosa que se escriba es pura especulación. Está por desarrollar la norma que desarrolle su estatuto jurídico.

RD 2099/83 sobre Ordenación General de Precedencias en España
La gran discusión entre los especialistas en protocolo, pues lo lógico es que los que no se muevan en este ámbito no estén al tanto de estos detalles, es si se modificará o no este RD. Aprobado en 1983 requiere una revisión y hace tiempo que se viene clamando por ella desde círculos de especialistas. Se le ha hecho algún ligero “lavado de cara” pero requiere más: las CCAA reclaman cargos que no están contemplados y se queda escaso. Está desfasado. ¿Es éste un buen momento para meterse en faena? Algunos especialistas opinan que hay que buscarle hueco a los “reyes salientes”, “reyes padres”, “padres del rey”. Cuándo se casó don Felipe hubo que hacérselo a Doña Letizia y se aplicó simplemente la analogía que se contempla en el Art. 2 del RD 1368/1987, sobre régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real y de los Regentes: “De igual Dignidad y tratamiento participara su consorte, recibiendo los honores que se establezcan en el ordenamiento jurídico”. ¿De quién depende la decisión de modificar, reescribir, parchear o lo que sea este Real Decreto? Del Gobierno. Punto.

Referéndum
referendum
Muchas ciudades llenan sus plazas más emblemáticas  todas las tardes con miles de personas que piden un referéndum: monarquía o república. También hay gente que se tira a la calle por el ganador de una copa de fútbol, un cantante de rock o un actor de cine. No vamos a discutirlo. Pero lo que sí está más que claro es que según dice nuestra CE en su Artículo 62 es que: “Corresponde al Rey (entre otras):  c) Convocar a referéndum en los casos previstos en la Constitución.”

Así que veo difícil, por mucho que algunos partidos políticos lo digan, que el rey vaya a convocar mañana o pasado un referéndum para ver si queremos que se quede o se vaya su hijo. O incluso, que lo convoque su hijo para ver si se queda o si, directamente, no se sienta en el trono.

Inviolabilidad
aforadoEl Mundo
Algunos avispados dicen que cuando el rey deje de ser inviolable (CE Artículo 56: La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65.2.) le van a juzgar por los “desmanes cometidos”. Eso no es posible. Las leyes no son retroactivas.

La Princesa de Asturias
Volviendo a la CE, Artículo 57: “ El Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España”.
Es automático. No hay más. ¿Qué hubo en Covadonga una ceremonia? Sí. ¿Qué hay que repetirla para que sea de verdad Princesa de Asturias? No. ¿Qué se va a hacer? Especulación.


Escudos de Armas
Armas del reyarmas del Príncipe

Evidentemente, cada uno tiene el suyo. Y por tanto habrá que cambiar el del Príncipe y crear el de la Princesa de Asturias. Eso de que los escudos son “de la familia” no es cierto. Los que te plantan en un plato de Talavera son comidita para turistas. Los símbolos no son para tomarlos a broma. En España, el guion del Príncipe está regulado por RD 284/2001, de 16 de marzo,  por el que “Se crea el guion y el estandarte de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, cuyas descripciones se insertarán en el Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignia y Distintivos, aprobado por Real Decreto 1511/1977, de 21 de enero.”

 

Los excesos
De todo ha corrido por la red. De las cosas más absurdas que he encontrado, dos perlas:
mala educación
Público jefe estado sin urnas

 

Para acabar no quiero dejar de reseñar este estupendo enlace de la Fundeu: ¡se escribe taaaan mal!
Huff Post Abdica

 

http://www.fundeu.es/recomendacion/abdicacion-del-rey-y-proclamacion-del-sucesor/

 

Y yo por mi parte, desearle a SM una feliz jubilación. Como todos los que trabajamos –sea en el ámbito que sea- tras tantos años nos merecemos un descanso.

Superbritánico

 Artículo de opinión publicado por María de la Serna para Protocol Bloggers Point

 

 

Contra la confusión: información

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos Leave a Comment

Palabras

Esta mañana a las 8.24 de camino al trabajo escuchaba M80, en concreto el programa Mas Morning 80 de Sergi Mas y sus palabras, sobre la repentina aparición de expertos en abdicaciones, juras, entronizaciones, coronaciones y sucesión y el poco rigor con el que muchos de ellos manifiestan su opinión, han inspirado este breve post.

Llevo 24 horas oyendo y leyendo afirmaciones que, con el afán de ser el primero en publicarlas, no se han investigado o contrastado lo suficiente, y al ponerlas por escrito generan confusión en el lector y dicen muy poco de quien las escribe.

A todo aquel que tenga interés sobre el tema le aconsejo la lectura del libro de la catedrática de la UNED Yolanda Gómez Sánchez (2008)  “La monarquía parlamentaria: familia real y sucesión a la corona”, de ediciones Hidalguía. Es un libro no demasiado largo y muy explicativo, que nos ayudará a todos  a la hora de entender el significado del proceso que se ha abierto y el momento histórico que estamos viviendo.

monarquia

Yolanda Gómez explica en este libro los conceptos que tan prolijamente se están manejando desde el día de ayer, de una forma rigurosa y fundamentada; es un libro fácil de leer y absolutamente necesario si queremos hablar con conocimiento de causa.

Articulo de opinión publicado por María Gómez Requejo para Protocol Bloggers Point

A propósito de los #blogs de #protocolo

protocolbloggerspoint Blogs de Protocolo y Eventos, Nosotras opinamos, Sin categoría Leave a Comment

Un blog es una herramienta para compartir información al alcance de todo el mundo; hoy día todo el mundo que es experto en algo, tiene un blog y parece que si no lo tienes ¡no existes!.

Si el blog es la herramienta el bloguero es el operario. La persona que se dedica a desarrollar un blog es un bloguero. Para ejercer este oficio –que no profesión- no es necesario nada más que las ganas de comunicar algo o el gusto por una materia en particular. Para ser blogueros no necesitamos experiencia previa, y si me apuran, no necesitamos ni estudios; con un conocimiento básico de informática a nivel usuario y de redes sociales, además del manejo de la plataforma en la que se va a escribir ¡suficiente!. Pero ¿de verdad los @protocolblogger nos conformamos con eso?.

Mapa_Mental_Blog

En este mapa mental que he elaborado están los –a mi entender- cinco motivos que nos llevan a escribir un blog: la necesidad de compartir información, de aconsejar o enseñar a otros, también se escribe por hobby o para promover una idea, caso éste último en el que se encuadraría  Protocol Bloggers Point.

Centrándonos en nuestra especialidad, opino que un blog de protocolo debería reflejar nuestro interés sobre este tema y mostrar la percepción que tenemos sobre el mismo, hablar por hablar no parece una buena idea en un tema tan específico como es el nuestro. Escribir un blog especializado requiere tiempo para crear, investigar, actualizar, redactar, subir, buscar ilustraciones, etc. y mantener un ritmo constante de edición de entradas, siendo esto último lo que pone a prueba nuestra capacidad para darle una continuidad. Sin continuidad el blog es flor de un día, los @protocolblogger nos encontramos en la búsqueda diaria de blogs sobre la materia, gran cantidad de ellos en los que solo hay un par de entradas, o en los que no se hacen entradas desde hace años.

Analizado lo que debería ser, pensemos en lo que no debería ser: copiar ideas y pasarlas como originales, reblogueo constante (hay blogs que lo único que hacen es rebloguear post que han escrito otros) sin aportar nada o incidir sobre temas agotados como si fueran nuevos, por poner algún ejemplo.

Parece que hablar sobre protocolo es hablar siempre de lo mismo, a los @protocolblogger nos corresponde buscar un punto original, incitar a la reflexión por parte de quien nos lee. Estamos aquí –en Protocol Bloggers Point- porque nos gusta el protocolo, sabemos de protocolo, queremos compartir y aconsejar sobre protocolo, incluso queremos enseñar protocolo, por ello deberíamos leer detenidamente lo que escribimos y cómo lo hacemos, buscando siempre la excelencia, de esa forma aportaremos algo a quien nos lee y acabaremos aportando algo al protocolo.

Artículo de opinión publicado en Protocol Bloggers Point por María Gómez Requejo

Comenzamos

protocolbloggerspoint Sin categoría Leave a Comment

Aquí nace un proyecto ilusionante a tres manos que esperamos se convierta en un punto de unión de muchos apasionados del protocolo que se dedican a compartir su conocimiento sobre la materia y sus experiencias en sus blogs.

Acabamos de nacer, así que dadnos un poco de tiempo para crecer. Pero aquí os esperamos.