El ataque de los multitarea (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos, Opinión Leave a Comment

Leía hace unos días un post sobre los jefes de protocolo y sus habilidades en el que se hacía especial hincapié en la que les hace únicos e irrepetibles: ser multitarea. No es la primera vez que lo leo, pero si la primera que reflexiono sobre el tema.

Esta de moda ser multi-algo: multitarea, multicultural, multidisciplinar. A cualquier palabra le añades el “multi” y, por arte de Birlibirloque, te conviertes en experto en todos los oficios implicados en la tarea desempeñada.

En el campo –mundo o universo, porque a exageraciones tampoco nos gana nadie- del protocolo esto se da mucho, tanto, que hasta nosotros mismos nos lo estamos creyendo. Y es que, al contrario de lo que muchos piensan, ser multitarea no nos transforma en un hombre del Renacimiento (erudito y culto, preocupado por el estudio de todas las disciplinas en el campo del saber) ni siquiera nos hace más productivos, más bien al contrario.

Los multitarea manifiestan  ser capaces de efectuar varias tareas de forma simultánea, en el mal entendido de que cuantas más actividades se desarrollen se es más creativo, competente y eficiente. Y van por la vida creyéndose el mismísimo Leonardo –Da Vinci– aunque alguno, cuando en su ignorancia menciona solo el nombre propio, seguro que piensa en Di Caprio.

¡Craso error!. Un jefe de protocolo multitarea es un individuo que se despista con facilidad (quiere estar a todo y no se concentra en nada); cambia constantemente de idea y no diferencia lo sustancial de lo insustancial, lo que disminuye su rendimiento; quiere controlar todo y no responsabilizarse de nada. Comete errores, no es eficaz y la calidad de su trabajo es baja.

Como diría mi abuela “quien mucho abarca, poco aprieta”.

No nos confundamos, un buen jefe –responsable, director- de protocolo debería:

  1. Tener conocimientos técnicos del campo en el que desarrolla su trabajo y un dominio de las  herramientas necesarias para realizarlo de forma eficaz.
  2. Tener una visión clara de lo que quiere organizar y qué debe hacer para llevarlo a cabo. Para ello debe ser capaz de descomponer todas y cada una de las fases de la organización de un evento y analizar las relaciones que hay entre ellas, tanto a nivel interno como externo.
  3. Y además ser capaz de coordinar un equipo de manera eficaz, para distribuir todo ese trabajo que requiere el evento y a la vez conseguir que todos los miembros de su equipo estén motivados, alcancen sus objetivos y se desarrollen profesionalmente. Esto implica: capacidad de comunicación, delegación de funciones y confianza en el equipo; es decir liderazgo.

Solo son tres habilidades, no se pide nada más. En definitiva, menos multitarea y más liderazgo. Menos intentar hacer todo y más  gestionar tareas, tomar decisiones, inspirar al grupo, motivar; con la vista puesta en los objetivos, no en uno mismo.

Artículo de opinión de @MariaPSC para @protocolblogger

«No sin mi #móvil», como ser descortés en una reunión de amigos (@MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Cortesía, Educación Social, Sin categoría, Urbanidad Leave a Comment

El móvil forma parte de la decoración de la mesa de un almuerzo, cena o de cualquier reunión social. El móvil se ha integrado de tal forma en nuestras vidas, que una mesa sin varios móviles a la vista ya no parece una mesa; casi es mejor que falte una servilleta que un móvil. Esto es más triste cuando se trata de una reunión de amigos. Se supone que comer con amigos o familiares es un acto en el que va a primar la discusión, el debate, hablar de cosas trascendentales y de paso arreglar el mundo, charlar; vamos a compartir la comida y las experiencias, a aconsejar y ser aconsejados … ¡Craso error!. De un tiempo a esta parte compartimos la comida con los que se sientan alrededor y con ochenta más que hay al otro lado del terminal móvil que tenemos sobre la mesa.

Veamos algunas situaciones un tanto ridículas que pueden suceder un viernes/sábado noche en una cena con amigos:

  1. Pasarse la cena consultando el móvil, como si esperásemos una llamada a consultas de la mismísima Casa Blanca.
  2. Colocar el móvil sobre la mesa, para responder a ese S.O.S. en el que solicitan nuestro corazón para un trasplante.
  3. Los padres que salen y dejan a los hijos en casa con los abuelos o familiares … ¡de verdad que no les va a pasar nada!, si los abuelos han cuidado de tí y nunca pasó nada.
  4. Que un niño no quiera tomarse la cena, no es motivo para llamar a los padres que han salido de cena; que no quiera ponerse el pijama de ositos, tampoco … hay que aprender a valorar tanto la oportunidad de las llamadas como su justificación.
  5. Enviar mensajes durante la cena es de muy mala educación; lo mismo que consultar facebook, twitter o linkedin; y hacer fotos de todo bicho viviente para colgarlas en el muro … es para retirarle el saludo a quien lo haga.
  6. ¿Colgar fotos de la cena en Instagram? ¿sin el permiso de los que están a tu alrededor? Sin palabras.
  7. Ir al baño con el móvil, ¡una cochinada!. ¿Qué vas a hacer? ¿consultarlo mientras haces pis? ¿Y el ridículo lamentable cuando se caiga al inodoro?.
  8. Si durante la conversación dudas algo y lo tienes que mirar en Google, o no puedes comer si no sabes cómo ha quedado el Atleti, mejor cambia de tema; ya lo mirarás en tu casa o no salgas a cenar, vete al estadio, el resto te lo agradeceremos infinito y tu equipo mucho más, seguidores tan forofos como tú están mejor viendo el partido en directo.
  9. ¿Y qué decir de los que consultan el móvil debajo de la mesa? para que no parezca que lo están haciendo. ¿Somos colegiales mirando la chuleta?
  10. Esas fotos de recién nacidos, de bodas o de viajes ¿por qué no quedamos en tu casa para verlas?

 Es importante pensar en los demás al hacer uso del teléfono móvil en lugares públicos y pensar por un momento con quién, de verdad, estamos compartiendo esa cena o esa reunión. Si no somos capaces de estar al 100% con los amigos, mejor es que no estemos.

¿Quieres ser parte activa de la I Jornada de Blogueros de Protocolo? (@pmuinos)

protocolbloggerspoint Blogs de Protocolo y Eventos, Jornadas, Protocol Bloggers Point, Protocolo 2 Comments

jornada

Los blogueros del protocolo nos vamos a reunir por primera vez en Madrid el 12 de marzo. Un encuentro que nace con muchos objetivos que cumplir:

  • reivindicar la función del protocolo
  • demostrar que el protocolo tiene una base académica y que hay mucha gente escribiendo y aportando conocimiento sobre esta materia
  • dar visibilidad a esos profesionales, estudiantes, o personas interesadas en el protocolo que aportan su granito de arena escribiendo de forma periódica en sus blogs
  • demostrar que los blogs son una herramienta estupenda de comunicación que sigue viva

pero sobre todo

  • conocernos, pasar del on line al offline
  • contarnos nuestras penas y compartir las alegrias
  • y lo más importante…APRENDER los unos de los otros

Por eso a las tres @protocolblogger fundadoras nos gustaría que cualquier asistente tuviera la oportunidad de ser parte activa de este  encuentro, que esperamos sea el primero de muchos, y hemos reservado un espacio para ti en el POINT 2 que yo coordino: Tendencias y futuro de los blogs.

Ven a contarnos qué plataforma prefieres, ¿eres más de blogger, wordpress o tumblr?, ¿son WIXwebnodeweebly o tal vez otras tus favoritas?  o ¿ya te has cambiado a las notas de Facebook?  ¿tienes un blog alojado en un medio de comunicación? ¿el video es lo tuyo y eres vlogger o quieres serlo? ¿o eres más de podcasts? ¿tienes un blog en dos idiomas? ¿hacia dónde crees que va el futuro de los blogs? ¿tienes publicidad en tu blog? o ¿cómo aprovechas las redes sociales para difundir tus posts?

Si quieres compartir tu opinión de forma activa con el resto de asistentes, inscríbete en la jornada y ponte en contacto con nosotras comunicándonos que quieres participar en ese bloque. Así de fácil.

Puedes tener toda la información de la Jornada escribiéndonos un mail a info@protocolbloggerspoint.com o escribiendo un comentario en este post.

¿Y si los #modales viniesen en pastillas? (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Educación Social, Urbanidad Leave a Comment

Estamos olvidando los modales básicos, esos que deben venir “de serie”, los que se aprenden en casa y se refuerzan en el colegio, los que nos identifican como seres humanos.

Como me preocupa el tema y no quería escribir un post al uso, me puse a imaginar qué sucedería si los modales viniesen en pastillas. Sería fácil que un médico pudiese extender una receta y prescribirnos los comprimidos necesarios para adquirir los modales que hemos ido olvidando o perdiendo por no practicarlos de forma habitual. Esta presentación es lo que ha salido, espero que al menos os haga sonreir. La intervención en la sección de protocolo de Hoy en Madrid, va de esto.  ¡Feliz miércoles!.

Disculpas, excusas y pretextos; la delgada línea entre la verdad y la mentira (@MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Cortesía, Educación Social Leave a Comment

Hay gestos de cortesía que muestran el respeto que tenemos y nos tienen cuando hay que anular un compromiso social, disculpar nuestra asistencia al mismo, cuando llegamos tarde o incluso se nos olvida que hemos quedado y no acudimos a la cita. Son situaciones que ponen a prueba nuestra cortesía en el trato social y salir airosos de las mismas es fácil si somos honestos y decimos la verdad. Porque las disculpas han de ser sinceras. Mediante ella justificamos nuestro comportamiento, dando explicaciones por lo que ha sucedido, intentando buscar la comprensión de nuestro interlocutor.

¿Cómo pedir disculpas?

Por cualquiera de los distintos canales de comunicación a nuestra disposición: correo electrónico, correo ordinario, teléfono, whatsapp, facebook, etc., aunque lo mejor es pedir disculpas en persona, sin duda la fórmula más efectiva por la cercanía que transmite nuestra presencia.

¿Cómo excuso mi asistencia a un evento?

Partimos de la base de que siempre hay que manifestarse, tanto para decir que se asiste como para lo contrario. El modo en que lo hagamos dependerá del tipo de invitación que nos hayan enviado. A veces incluyen una pequeña tarjeta en la que señalamos si asistimos o no; otras veces un teléfono para confirmar asistencia, en estos casos es fácil, no hay que dar más explicaciones; el problema surge cuando nos entregan la invitación en mano y nos dicen que esperan que vayamos.

Cuando alguien nos invita de esta forma lo importante es no precipitarse en la respuesta; agradece la invitación y tómate un tiempo para pensarlo. Si dices “Si” no puedes decir luego “No”, porque quedas fatal. Conviene meditar sobre el tipo de evento al que te han invitado (personal o profesional; habitual o extraordinario), la persona que lo ha hecho (amigo, familiar, jefe) y las consecuencias de tu no asistencia (tanto a nivel personal como profesional).

Si te invitan a algo que no te gusta, dilo claramente: “Muchas gracias por la invitación, pero no me gusta el fútbol”, por ejemplo. Si tu interlocutor te conoce bien, ya sabrá lo del futbol y no te invitará, pero si no lo sabe, ese es el momento en el que se enterará, y hará bien en no insistir, ya que nadie puede pretender que a todo el mundo le guste lo que a él le gusta.

Cuando te inviten a algo y la respuesta vaya a ser “no”, hazlo siempre en forma positiva. ¿Cómo se hace una negativa positiva?, mostrando interés por el evento. Por ejemplo “Estaría encantado en asistir si hubiera sido a las 19.00, pero al empezar a las 18.00 me resulta imposible porque no he salido de mi trabajo a esa hora”, “Si hubiera sido el viernes había asistido encantada, tengo toda la tarde libre”. Nunca digasSi me lo hubieras dicho antes no me habría comprometido con …” (intentando pasarle la responsabilidad de tu negativa a tu interlocutor).

¿Me han invitado a una boda y no sé cómo rechazar la invitación? Como en el supuesto anterior, lo suyo sería ser sincero y decir un “no” cortés, pero si no tienes mucha confianza con quien te ha invitado o  la tienes y no quieres herir sus sentimientos (estos son los dos primeros pretextos que dan seguridad a un mentiroso de que está haciendo lo correcto) te inventas un pretexto –al que llamas “mentirijilla”- y sales del paso.

El pretexto

El pretexto es según la RAE “el motivo o causa simulada o aparente que se alega para hacer algo o excusarse de no haberlo ejecutado”. El pretexto lo empleamos a todas horas para explicar nuestras acciones u omisiones; habitualmente recurrimos a la mentira  o a algo que no es totalmente cierto para argumentar el pretexto, a la “mentirijilla”.

Los pretextos más recurrentes son los que tienen base en los quehaceres diarios: el trabajo, la casa, las responsabilidades familiares, la salud, etc. Sin darnos cuenta de que tendemos a usar siempre el mismo pretexto o que somos tan creativos en la elaboración del mismo que es increíble desde que abrimos la boca.

La próxima vez que te inviten y no tengas intención de ir, piensa bien antes de inventarte un pretexto, se honesto y excusa tu asistencia correctamente. Disculparte no te hace impopular, pero si te pillan mintiendo haces el ridículo y eso sucede porque Murphy existe y se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

En Hoy en Madrid Mañana hemos hablado de esto. ¿Quieres escuchar la sección?: Pulsa aquí

 

Sin ánimo de parecer irreverente

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos, Opinión Leave a Comment

Hemos hablado las últimas semanas sobre formas de realizar el saludo cuando nos presentan o somos presentados a alguien.

El saludo es una forma cortés de mostrarnos al otro, de granjearnos su trato. El saludo se puede graduar de más a menos, según la formalidad del evento al que acudamos, siendo la más formal la reverencia y para las señoras -y tratándose de saludar a alguien de la real familia- el plongeon, esa genuflexión  que implica doblar la pierna izquierda mientras se retrasa la derecha y que requiere no solo cierta gracia, sino también soltura y buen equilibrio.

En nuestra humilde opinión, y sin ánimo de ofender, la reverencia extrema -el plongeon– debería desaparecer; y debería hacerlo por varios motivos, entre ellos el de ser discriminatorio, ya que solo le corresponde a las mujeres hacerlo y por no respetar el principio de igualdad, si todos somos iguales, por qué tenemos que arrodillarnos ante otro ser humano.

La Constitución Española de 1978 en su artículo 1.1 señala como valor superior del ordenamiento jurídico la igualdad de todos los españoles y en su artículo 9.2 que «corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo (…) sean reales y efectivas» removiendo los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud. Si me tengo que arrodillar ante otro, la diferencia entre nosotros es palpable y manifiesta.

Vaya por delante que en ningún articulo de la Constitución ni ninguna norma de nuestro ordenamiento jurídico recoge la forma de saludo que hay que tributarle al Jefe del Estado y su familia.

La reverencia-genuflexión, el arrodillarse ante otro ser humano, implica sumisión, veneración, y ese sentido tenía en el pasado -hablaba del origen divino del poder de quien regía los destinos de un reino- y la imagen, la postura, casa perfectamente con el significado antiguo; no indica respeto, indica sumisión.  Tal muestra de sumisión debería desaparecer como forma de saludo. El rey es un Jefe de Estado, y como tal «ejerce las funciones que le atribuyen la Constitución y las Leyes» (art. 56,1 de la Constitución), normas que nos rigen a todos ya que por todos han sido aprobadas. No hay poder divino, no hay necesidad de veneración. Nadie debería tener que arrodillarse ante un Jefe de Estado, ni este esperar que sus conciudadanos, que son libres e iguales a él, se arrodillen ante él ni ante su consorte.

Eliminar la reverencia- genuflexión no quiere decir que haya que eliminar el saludo más respetuoso – la reverencia con ligera inclinación de cabeza- por supuesto que no, no olvidemos que el rey es no solo Jefe del Estado sino también «símbolo de su unidad y permanencia (…) -que- asume la más alta representación del Estado español» (art. 56.1 Constitución). Por lo que simboliza merece el máximo respeto -de palabra y obra-  y por tanto una forma de saludo acorde: apretón de manos y ligera inclinación de cabeza, y lo mismo para su consorte, pero nada de reverencias que visualmente impliquen veneración o sometimiento. Ya no somos súbditos, sino ciudadanos.

¿Y en el saludo a un rey Jefe de Estado extranjero? No soy su súbdito, ni siquiera su conciudadano, saludo formal y muy respetuoso sí, pero no genuflexión.

Artículo de opinión de @MariaPSC para @protocolblogger

Marcando diferencias (@MariaPSC) – GMS Protocolo y Eventos

protocolbloggerspoint Protocolo Social Leave a Comment

Se están perdiendo algunos criterios que son de gran ayuda para los que se dedican al protocolo ya que servían para diferenciar, ayudando a tomar decisiones sobre quién pasaba antes, dónde debía sentarse cada uno, quién era más importante que otro, etc. Los  criterios que mencionaba en el párrafo anterior forman parte de esas normas de convivencia social no escrita y que fueron surgiendo para solucionar los problemas … Read More

Origen: Marcando diferencias (@MariaPSC) – GMS Protocolo y Eventos

Ante la duda, tratar de «usted» ayuda

protocolbloggerspoint Nosotras opinamos, Opinión 1 Comment

El usted, como tratamiento de cortesía, se está infrautilizando tanto a nivel de calle como a nivel oficial ¿es correcto hacerlo?. Desde #PBP queremos aportar nuestro granito de arena en esta cuestión.

El ciudadano de a pie –en general- hace tiempo que ha dejado de utilizar ese tratamiento de cortesía, porque el «usted» es un tratamiento de cortesía, no marca diferencias marca la consideración que tenemos hacia el otro. Como decía, el ciudadano de a pie, confundiendo tratamiento de respeto con posición de inferioridad, ha optado por el tuteo directo a todos. Da igual un anciano que una eminencia científica, un prohombre o alguien a quien no conocemos de nada, de hecho hasta a S.M. el Rey le han tuteado en los medios, parece que tuteando nos hacemos más iguales.

Esta, en apariencia, igualdad que produce el tuteo no es –en nuestra opinión- ni real ni correcta. No lo es porque la diferencia (por méritos, por el cargo que se ocupa, por su aportación a la sociedad, etc.) sigue ahí, yo no soy igual a un premio Nobel por mucho que lo tutee, pero demuestro lo poco que me importa el logro que ha conseguido, y soy incapaz de mostrar una mínima cortesía.

A nivel oficial se ha hecho un intento de «apear» los tratamientos honoríficos, lo que ha contribuído a la confusión. El Código de Buen Gobierno, hoy derogado, retiraba los tratamientos de Excelentísimo e Ilustrísimo a los altos cargos de la Administración General del Estado ¿qué se buscaba con eso? obviamente el “acercamiento” al administrado, quitar esa barrera que suponía el tratamiento honorífico. Esto originó una confusión, una cosa es quitar los Excmo. e  Ilmo.  a un cargo y otra muy distinta tutear a la persona que ostenta el cargo (estarán conmigo en que el poder llamar a un Ministro «Ministro» nos lleva rápidamente a «Ministro, tú que opinas de …»). Parece que al quitar el tratamiento honorífico se quitó también el tratamiento cortés y eso -en nuestra humilde opinión- no real ni es correcto.

Recordemos que el Código del que hablamos solo se aplicaba a un sector pequeño de la Administración, fuera quedaban todos los cargos del poder legislativo y del judicial, así como los cargos locales y autonómicos, y asimilados, o lo que es lo mismo, el grueso de las autoridades, lo que producía y produce situaciones cuando menos extrañas en mesas de presidencia, donde al lado del Sr. Ministro está el Excmo. Sr. Consejero de que se trate.

La retirada del tratamiento honorífico lleva consigo esa sensación de falsa igualdad, ese “le quito el tratamiento y ya tengo derecho a tutearle”.

Tratar a alguien de usted no nos sitúa en un plano de inferioridad, lo mismo que si nos tratan de usted no significa que estemos en un nivel superior con respecto al otro. Ese tratamiento lo que hace es reconocer:

  • Que tratamos a alguien de mayor edad o que tenemos mayor edad que aquel que se dirige a nosotros y no conocemos.
  • Que acaban de presentarnos a alguien que no conocemos y que no nos conoce.
  • Que nuestro interlocutor merece especial respeto por su categoría, profesión, el puesto que ocupa, etc.

Ese uso del usted es en estos casos recíproco y si quien tiene mayor edad, es un desconocido para nosotros o merece especial respeto por el puesto que ocupa, nos tutea, la barrera desaparece y podemos, entonces si entrar en el tuteo, porque el respeto y la cortesía tienen carácter recíproco. Y ese reciprocidad se muestra cuando aún tratándome él de tú, yo insistiese en tratarle de usted, porque él también tendría que cambiar el registro y tratarme así.

Yo demuestro que soy cortés al tratarle de usted y él debe hacer lo mismo, por esa obligación de ser siempre cortés y respetuoso con quien tenemos enfrente.

Post de opinión por @MariaPSC

En la mesa todo cuenta: educación, modales y valores @MariaPSC

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Educación Social, Urbanidad 7 Comments

Llevamos unas semanas hablando de la mesa, la hemos vestido y decorado; hemos dispuesto sobre ella todos los útiles necesarios: vajilla, cubertería, cristalería y lencería. El servicio está organizado, los puestos distribuidos, llega la hora de la verdad. Desde el momento en que nos acercamos  a la mesa para tomar asiento, hasta que nos levantamos de la misma, se ponen en juego una serie de cortesías, lo que llamamos  buenos modales, que forman parte de nuestra marca personal y que nos van a definir ante el resto de los comensales.

En la mesa hay que ser educado, prudente y respetuoso a la vez que dominar determinadas técnicas en la utilización de lo que sobre ella está dispuesto y estar atento, además, para salir airoso de situaciones que nos pueden complicar la velada. En la mesa hay que ser tolerante y no ridiculizar ni aleccionar a nadie. Teniendo todo esto en mente, mal se nos tiene que dar para que no triunfemos socialmente.

Antes de seguir adelante conviene distinguir entre malos modales y accidentes en la mesa, a menudo tendemos a interpretar como de pésimos modales lo que son tan solo accidentes. Veamos un ejemplo: toser en la mesa no es de mala educación, un ataque de tos lo tiene cualquiera en cualquier momento, es algo accidental, lo que sí es de mala educación es toser sin cubrirse la boca o utilizar la servilleta para taparse la boca al toser.

Los Modales de Homer

MALOS MODALES EN LA MESA

Para empezar

  • Nadie se debe sentar a una mesa con las manos sucias.
  • Queda fatal que los caballeros se sienten antes de que lo hayan hecho las damas y queda rematadamente mal que damas y caballeros se sienten antes de que lo hagan los anfitriones. El caballero ayuda a sentarse/levantarse a la dama que tiene a su derecha, haciendo el sencillo gesto de retirar un poco la silla (recordemos que si la mesa ha sido ordenada correctamente la señora que tiene al lado no es su esposa).
  • No se empieza a comer hasta que todos los comensales han sido servidos y una vez la anfitriona ha realizado el gesto de comenzar a comer.
  • No te pongas la servilleta al cuello como si fuera un babero.
  • No juegues con los cubiertos ni con otros objetos que haya sobre la mesa.
  • No se juega con el pan, ni se hacen bolas con la miga (tics nerviosos que hay que evitar), si lo hacemos mostramos nerviosismo e incomodidad.
  • No se empieza a comer el pan sin que los alimentos se hayan servido y hayamos empezado a comer, haciéndolo mostramos avidez.

Con la comida en el plato

  • No se apoyan los codos en la mesa mientras se come. Cuando no hay comida en la mesa no pasa nada si se apoyan ligeramente.
  • No se ponen los brazos escondidos bajo la mesa cuando se está comiendo (en el supuesto de que solo estemos utilizando una mano para comer porque el alimento así lo requiera). El brazo cuya mano no se utiliza, reposa ligeramente sobre la mesa a la altura del antebrazo. Las manos siempre a la vista.
  • No se hacen movimientos con los brazos que puedan molestar a nuestro vecino de derecha/izquierda en la mesa, tendremos siempre en mente que nuestro campo de juego tiene 70 cm., y nunca haremos ademanes con los brazos si estamos sosteniendo los cubiertos.
  • No soples la comida, come con cuidado, empezando por la parte más alejada del centro; si te quemas mastica un trocito de pan, pero ni se te ocurra escupir la comida.
  • No bebas ni hables con la boca llena y tampoco hagas preguntas directas a quien está masticando o bebiendo.
  • No se mastica con la boca abierta, ni se sorben ruidosamente los líquidos y nunca, nunca utilices un trago de agua para enjuagarte ruidosamente la boca.
  • No introduzcas grandes cantidades de comida en la boca, lo de comer a dos carrillos no está bien visto, es síntoma de gula.
  • No cortes la comida en trozos pequeños de una vez; los alimentos los vamos cortando a medida que comemos, en pequeños trozos (para evitar lo de comer a dos carrillos que veíamos en el párrafo anterior).
  • No introduzcas tus cubiertos en la fuente de la que se han de servir otros comensales.
  • No se “pincha” la comida del plato de otro comensal, ni se ofrecen bocados de nuestro plato (y en ningún caso pasamos nuestro cubierto con un pedazo de comida para que otro lo pruebe).
  • No se pasa el brazo por delante de otro comensal para alcanzar algo de uso común en la mesa (salero, salsera, jara, etc.); se le pide por favor al comensal que está más cerca del objeto de nuestra necesidad.
  • No nos levantamos de nuestro asiento para coger algo fuera de nuestro alcance, lo pedimos por favor y esperamos a que nos lo acerquen.
  • No se debe rechazar un plato, aunque no nos guste o no nos apetezca. Lo mejor es, al menos,  probar un bocado. Es lo que se llama “marcar” la comida. En este punto podemos hacer varias lecturas de las cortesías que se despliegan: por un lado, las que parten del anfitrión, cuando invitamos a alguien a una comida formal en casa, deberíamos informarnos de sus gustos, sus alergias, sus filias y sus fobias en la alimentación. El perfecto anfitrión, al hacer la invitación, lo hace. Se puede preguntar directamente: “¿alguna alergia?” o informar del menú que se va a servir. Por otro lado, las que parten del invitado, quien, cuando le hacen la invitación, debería –si no le preguntan- informar sobre sus alergias o intolerancias alimentarias (no sobre sus gustos). En todo caso siempre tiene la opción de marcar la comida y dejar los cubiertos en la posición adecuada (a las 20.20 con el filo del cuchillo entre los dientes del tenedor).
  • En ningún caso debe el anfitrión poner en evidencia al invitado con preguntas del tipo: “¿es que no te gusta el foie?”. Si el anfitrión observa que el invitado no come un plato, tomará nota mentalmente y encontrará el momento para preguntarle discretamente (y si es el perfecto anfitrión, además tomará nota en su libro de invitados, para tenerlo en cuenta en una futura invitación).
  • No elijas la mejor pieza de la fuente común, sino la que tienes más cerca.
  • No te olvides de dar las gracias cada vez que te sirven un plato o te sostienen la bandeja para que te sirvas.
  • No te lances a por un segundo servicio de un mismo plato si no te han ofrecido previamente. El buen anfitrión hace comida suficiente para la eventualidad de que todo el mundo repita y lo ofrece. Si no te lo ofrecen, mejor no digas eso de “¿me sirves un poco más de foie?” (y además levantando el plato). Repetir de un plato es un gran cumplido para quien lo ha elaborado, lo mismo que alabarlo, pero ha de ser un acto sincero.
  • No se “rebaña” el plato, siempre se debe dejar algún trocito pequeño de comida, salsa, etc.
  • No se moja el pan en las salsas (lo de hacer barcos en una comida formal, es algo a evitar).

Respecto a la bebida

  • No vacíes tu copa de un trago, bebe a pequeños sorbos y nunca suspires de satisfacción después de hacerlo, ya que expresa avidez y es igual de fea que la gula.
  • No te rellenes la copa. Los invitados no se sirven a sí mismos, es el anfitrión quien debe estar vigilante en este supuesto e ir sirviendo a quien lo necesita.
  • No se retira la copa cuando van a servirnos vino y no queremos más; con un “suficiente, gracias” levantando ligeramente la mano a la altura de la copa nuestro anfitrión ya entiende que no deseamos más.

Ya casi estamos terminando

  • No termines tu plato cuando los demás aún no han comenzado, ni ralentices el ritmo porque siempre eres lento comiendo o hablas mucho. Acompasa tu ritmo al del resto de comensales.
  • No dejes tu plato con el aspecto de una batalla campal al terminar de comer. Hay quien picotea en lugar de comer y deja el plato como zona devastada por la guerra.
  • No dejes restos de comida ni fuera del plato ni en el borde del plato. Los restos se van depositando a un lado del arco del fondo, si los dejamos a un lado, al retirar el servicio, quien los recoge se mancha y lo que es más, se le puede resbalar el plato.

Sobre la conversación

  • No inicies discusiones sobre temas que puedan herir la sensibilidad de los presentes (chistes sexistas, racistas, groseros o comentarios fuera de lugar).
  • Si eres lento comiendo, procura no hablar demasiado. Si eres “rapidillo”, intenta intervenir un poco más en la conversación.

Dos consejos en una frase

El móvil en silencio en el bolso y el kit de maquillaje, lo mismo.

ALGÚN ACCIDENTE ES POSIBLE

Se cae la copa y el contenido se derrama sobre el mantel, es una faena, pero no se acaba el mundo. No utilices tu servilleta para arreglar el desaguisado, ni introduzcas objetos entre el mantel y el muletón “para que se vaya secando”. El papel absorbente es muy eficaz en estos casos.

Manchas en la ropa: no hay que convertirlo en una tragedia ni actuar como si nada hubiera pasado. Actuar con naturalidad y si hay que levantarse para ir al baño a intentar eliminar la mancha, nos disculpamos, nos levantamos y en el baño intentamos arreglar el desastre (lo del “Cebralín” en la mesa … mejor no).

Espinas: te has tragado una espina y la tienes en la boca, identificada y sin que te esté pinchando. Hay que sacarla discretamente de la boca con el tenedor y depositarla en el borde del plato (si no hay más remedio que sacarla con los dedos, nos tapamos la boca con la mano contraria y la extraemos).

Toses y estornudos: si da tiempo hay que cubrirse la boca con un pañuelo, nunca con la servilleta. Si no cesa podemos recurrir a beber un trago de agua, si se convierte en irritante, al baño y a intentar calmarse.

Eructos: nunca son admisibles.

Cubierto al suelo: lo recogemos y se lo hacemos saber a la anfitriona, para que lo sustituya.

Medicación: la tomas a tu hora. Cuidado con la medicación aparatosa y que necesita cierta preparación.

Fuentes:

  • Protocolo a la vista/Hostelería
  • “El protocolo en las comidas”, Pilar Muiños
  • “Decoración y protocolo en la mesa”, Academia de la Cocina Española

Imagen: captura de pantalla de www.tu-pc.com

Apuntes de Ceremonial y Protocolo en el Congreso de los Diputados (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Actos oficiales, Banderas y Símbolos, Espacios, Protocolo, Protocolo Oficial 8 Comments

Cuando me llamaron de Hoy en Madrid Mañana para intervenir en el programa especial de hoy jueves en el Congreso de los Diputados, mi primera reacción fue “llamar a los marines” (en mi caso esa fuerza de élite es María de la Serna) y decirle “María, te plagio tu temario del Congreso”. Conforme pasaban las horas recapacité y dejé a un lado ese impulso inicial. Decidí sentarme y pensar cómo afrontar el tema. Como soy una hormiga de la información recordé las notas que he ido tomando -para algo llevo la tablet siempre a mano- cada vez que he visitado el Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Y es que, a lo largo de los últimos cinco años habré visitado el edificio unas 10 veces, he recorrido sus salas de la mano de sus magníficos guías, y siempre acompañada de dos personas que de protocolo en el Congreso saben mucho: Ana Hernández y Susana Blasco Pedrajas, y he tomado notas, muchas notas, porque cada visita es similar a la anterior, pero nunca igual, ya que en cada una incluyen nuevos detalles de protocolo que nos vienen muy bien a los #protocoleros.

Por si todo esto fuera poco, he tenido la suerte de asistir a dos conferencias impartidas por  Susana Blasco, en las que relataba los pormenores de la organización de dos eventos: el Funeral del Presidente Suárez y la Proclamación del Rey Felipe VI, desde el punto de vista, no del teórico, sino del profesional que ha estado involucrado directamente en la organización.

Con todo ello redacté las notas que aparecen a continuación y que comparto con todos vosotros.

En el Palacio de El Congreso de los Diputados tienen lugar muchos de los actos más importantes del Estado, son actos de gran ceremonial en los que el protocolo está muy presente:

  • Proclamación del Rey
  • Jura de la Constitución por el heredero/a de la Corona
  • Solemne apertura de las Cortes
  • Recepción con motivo del día de la Constitución
  • Visitas de Jefes de Estado extranjeros
  • Tomas de posesión
  • Capilla ardiente en los funerales de los expresidentes del Gobierno y ponentes de la Constitución.

Estos actos tienen lugar en distintas dependencias del Palacio y de todos ellos hay algún comentario de protocolo que realizar.

ESPACIOS PARA EL PROTOCOLO

Escalinata

Escalinata_Captura_Congreso

Solo se abre para acceso/salida al Palacio del Congreso en estos casos:

  • Proclamación del Rey
  • Jura de la Constitución por el heredero/a de la Corona
  • Solemne apertura de las Cortes
  • Entrada/Salida del cortejo fúnebre de un expresidente del Gobierno

Desde la escalinata se siguen los desfiles militares

Hemiciclo

Hemiciclo_Captura_ABC

Proclamación del Rey

Jura de la Constitución por el heredero/a de la Corona

Solemne apertura de las Cortes

Salón De Pasos Perdidos

Pasos_Perdidos_Captura_Congreso

Saludos en los actos de:

  • Proclamación del Rey
  • Jura de la Constitución por el heredero/a de la Corona
  • Solemne apertura de las Cortes
  • Visitas de Jefes de Estado (saludo a las Mesas)

Entrega de regalos (en las visitas de Jefes de Estado)

Recepción con motivo del día de la Constitución

Tomas de posesión

Capilla ardiente en los funerales de los expresidentes del Gobierno y ponentes de la Constitución.

Sala Constitucional

Sala Constitucional_Captura_CIU

Visitas de Jefes de Estado extranjeros

Presentación de los Portavoces de los Grupos Parlamentarios

Discursos del Jefe de Estado extranjero y del Presidente del Congreso

Vestíbulo De La Reina

Vestíbulo_Captura_Congreso

Visitas de Jefes de Estado extranjeros: Firma en el Libro de Honor.

En el vestíbulo de la reina está el ejemplar “original” de la Constitución (el ejemplar que se firmó en 1978 lleva el escudo pre constitucional, el de la vitrina del Vestíbulo lleva el escudo constitucional).

ALGUNOS DETALLES DE PROTOCOLO 

Anfitriones

Los anfitriones de los actos en las Cortes Generales son los presidentes del Congreso de los Diputados y del Senado.

Tratamientos de diputados y senadores: Señorías, dentro del Hemiciclo y  Excmo. Sr. para el resto.

Tratamiento de los presidentes: Excmo. Sr.

Nunca ceden su puesto a ninguna otra autoridad (salvo al Rey).

En el Hemiciclo

Para las sesiones conjuntas se retiran los escaños y se colocan sillas pequeñas (tienen que caber diputados y senadores). En las tribunas se sitúan los miembros de la Familia Real que no estén en la presidencia; los presidentes de las altas instituciones del Estado; los presidentes de las Comunidades Autónomas; altos cargos).

Jura Principe_Captura_20m

Para proclamaciones y juras de la Constitución, además, se retira todo el mobiliario de la zona de la presidencia, dejándolo como un escenario sobre el que se situarán sillones, mesas, etc. Todo lo que se vaya a necesitar para ese acto.

Proclamación_Captura_Bekia

La distribución en el Hemiciclo sigue el orden estricto de derecha/izquierda, tanto en la presidencia como en los escaños (en las sesiones ordinarias: derecha gobierno, izquierda oposición).

Comitivas

Maceros de las Cortes2

En todos los actos protocolarios importantes del Congreso están presentes los maceros, que van abriendo y cerrando la comitiva durante todo el recorrido que se haga por las dependencias de la Cámara y están igualmente presentes en las distintas salas en las que tengan lugar los actos.

Ponerse la medalla

En las sesiones solemnes los miembros de las mesas de Congreso deben lucir la medalla del Congreso/Senado. El Rey luce ambas medallas  en oro  el día de la solemne apertura de las Cortes.

Medalla_Captura_SalondeltronoBlogspotEn la visita de un Jefe de Estado Extranjero el Presidente del Congreso le entrega una medalla de Diputado y un volumen de la Constitución de 1978 encuadernado en piel y el Presidente del Senado una medalla de Senador y un libro del Senado.

Los Presi­dentes de ambas Cámaras y los miembros de las Mesas reciben al Jefe de Estado extranjero con una medalla igual que la que le van a regalar y cada Presidente le coloca al cuello la medalla de su Cámara en el momento de la entrega de regalos.

Desde ese momento el Jefe de Estado visitante continuará su visita luciendo las dos medallas.

Protocolos

Los actos solemnes requieren la coordinación de distintos protocolos: Casa de Su Majestad el Rey, Presidencia del Go­bierno, Ministerio de Defensa, Ministerio de Interior y las propias Cortes Generales.

Respeto absoluto a la normativa de protocolo: Real Decreto 2099/83

Banderas e Himnos

La única bandera que debe ondear tanto en el exterior como en el interior  del Palacio del Congreso de los Diputados es la de España.

Cortes_Bandera_DerechoConstitucional

En otras salas podemos verla acompañada de la de Europa.

SalaErnestLluc_Bandera_Captura_FundacionErnestLluc

En las visitas de Jefes de Estado Extranjero, en el acceso a la Sala Constitucional suelen estar las banderas de España y del Estado visitante.

Himnos: en las sesiones solemnes suena el himno nacional en versión completa.

En las visitas de Jefes de Estado Extranjero Interpretación del himno del país visitante y del de España (en el patio y tras el recibimiento por los presidentes de Congreso y Senado).

En la Capilla Ardiente (Salón de Pasos Perdidos) la bandera lleva corbata negra colgando de la moharra (final del remate del asta).

Etiqueta

En los actos solemnes: traje oscuro y vestido corto para las señoras.

Etiqueta_Captura_Que

En las juras/proclamaciones: traje oscuro y vestido corto para las señoras; para los cargos que están en la presidencia: chaqué y vestido corto.

Aquí ¿invitan a algo?

En la solemne apertura de las Cortes, una vez terminado el desfile, se ofrece un vino de honor al que asisten todas las autoridades e invitados. En algunas ocasiones, los Presidentes de Consejo y Senado ofrecen un almuerzo a la Familia Real, al Presidente de Gobierno, a los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado y a los portavoces de los grupos parlamentarios.

Las tomas de posesión

Toma Posesión_Captura_A3

Los diputados toman posesión en el Hemiciclo, pero en el Congreso de los Diputados, en el Salón de Pasos Perdidos, tiene lugar la ceremonia de jura o promesa de la Constitución de aquellos altos cargos que dependen de las Cortes Generales:

  • Defensor del Pueblo
  • Miembros del Tribunal de Cuentas
  • Miembros de la Junta Electoral Central
  • Consejeros de RTVE

Estas ceremonias intervienen: el Presidente de la Cámara, el Letrado Mayor, que de lectura del nombramiento, y el nombrado, que jura o promete su cargo sobre un ejemplar de la Constitución que reposa sobre una mesa en el centro del Salón.

Actos luctuosos

El Salón de Pasos Perdidos ha sido Capilla Ardiente en  2007 (Gabriel Cisneros, ponente de la Constitución), 2008 (Leopoldo Calvo Sotelo, expresidente del Gobierno), 2014 (Adolfo Suárez, expresidente del Gobierno).

Montar una capilla ardiente de estas características no se hace de la noche a la mañana, hay que jugar con términos como “carácter inminente” del fallecimiento para iniciar los preparativos.

InstalacionCA_Captura_Mundo

Nada se hace sin conocimiento de la familia, partiendo de la propuesta de abrir la Capilla Ardiente en el Congreso que la hace Presidencia del Gobierno.

Hay determinados elementos necesarios para la instalación de una capilla ardiente que no están en el Congreso y se los facilita Patrimonio Nacional.

PasosPerdidos_Captura_Telecinco

Las coronas de flores se sitúan en el Salón de Pasos Perdidos por orden de precedencia de las autoridades e instituciones que las envían.

No hay protocolo sin Historia

Aquí han jurado la Constitución: Isabel II, Amadeo I, María Cristina de Habsburgo; Alfonso XIII; Juan Carlos I y Felipe VI.

Y se ha proclamado rey a: Amadeo I; Juan Carlos I y Felipe VI.

Se firmó la Constitución de 1978.

El primer príncipe de Asturias en jurar aquí una Constitución fue el príncipe Felipe de Borbón.

Toda esta Historia la ha recogido Susana Blasco Pedrajas en un libro, Sesiones Regias de Juramento y Proclamación de los Monarcas ante las Cortes (2015), cuya lectura he recomendado desde estas páginas.

Imágenes

Capturas de pantalla de Congreso; ABC; Que; CIU, 20Minutos; Bekia, Antena 3; El Mundo; SalondeltronoBlogspot; JosepmarclaportaBlogspot; Fundación Ernest Lluc

Ser o no ser considerado un patán, en la mesa nos retratamos (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Cortesía, Educación Social, Urbanidad Leave a Comment

Hemos vestido y puesto la mesa, nos han servido los alimentos y ahora hay que utilizar todo ese menaje que los anfitriones han dispuesto para nosotros. Los invitados nos enfrentamos a un desafío, la utilización correcta de los utensilios que hay sobre la mesa. Tendremos que ser muy cuidadosos porque la mesa también vende imagen y en nuestras manos –nunca mejor dicho- está el manejar bien copas, cubiertos y servilletas para no ser vistos como patanes. Todos sabemos para qué se usan aunque, a veces, ignoramos su utilización correcta. El comportamiento en la mesa y el manejo de los utensilios necesarios para la ingesta de alimentos dice mucho de nuestra marca personal.

Recordemos lo más básico sobre cada uno de los utensilios que están sobre la mesa esperando a que los utilicemos.

Servilleta

No confundir con babero; la servilleta no se utiliza para cubrir la corbata ni la pechera de la camisa o el vestido. Si te cuelgas la servilleta al cuello ¿qué imagen estás vendiendo?: que no sabes comer sin mancharte. Recuerda lo de la marca personal antes de introducir el pico de la servilleta entre el cuello de la camisa y tu cuello.

Al sentarnos a la mesa retiramos la servilleta del lugar en el que está situada (a la izquierda del plato o sobre el plato) y la colocamos sobre los muslos, doblada por la mitad y con la abertura hacia las rodillas. Si usamos bien los cubiertos la servilleta se utilizará en contadas ocasiones (cuanto menos la uses, más fino te consideran).

Se utiliza antes de beber, para no dejar huellas en la boca de la copa, y después de beber, para secarse los labios. Su utilización correcta requiere hacer una pequeña presión sobre los labios, no frotarlos.

No se usa para secarse las manos, la frente o sonarse.

Cuando terminamos de comer, y antes de levantarnos de la silla, la servilleta se deja sobre la mesa, a la derecha del plato,  doblada de forma descuidada (si la hemos ensuciado mucho, hay que procurar que se vea la parte más limpia).

Copas

Se llenan a 1/3 de su capacidad, hasta lo que se denomina ecuador de la copa. Para beber alzamos la copa e introducimos la boca –el borde- entre los labios mientras miramos a su fondo. No se bebe mirando al infinito o a otro comensal.

¿Cómo sujetar la copa para beber?.  Los enólogos recomiendan sujetarla por el tallo (fuste) para apreciar su color, densidad y no “calentar” el líquido con las yemas de los dedos, pues tomemos nota de los expertos. Al sujetar las copas hay que tener cuidado de no separar el meñique y dejarlo en punta.

Cubiertos

Los cubiertos, lo hemos visto en el post de la semana pasada,  se utilizan según su posición, de fuera a dentro, que es como están ordenados a ambos lados del plato. Con carácter general:

  • Cuchara y cuchillo se utilizan con la mano derecha y tenedor con la izquierda.
  • Nunca se utilizan juntos los cubiertos que están al mismo lado del plato.
  • Si hay cubiertos especiales y tienes dudas: echa un vistazo discreto a los anfitriones, si ellos lo han puesto allí, es que saben cómo utilizarlos.
  • Mientras masticamos los cubiertos se mantienen sujetos en posición baja o reposan sobre el plato.
  • No se hacen ademanes con los cubiertos mientras se habla, como blandiendo una espada, ni se señala a nadie con un cubierto; acciones como esta hacen que nuestro interlocutor se sienta amenazado.
  • Si no puedes evitar mover las manos al hablar, deja los cubiertos en el plato.

Cuchara

Su uso no plantea grandes problemas: caldos, sopas, cremas, purés (salvo el de patata sólida) y legumbres. Para introducir la cuchara en la boca hay tres variantes: de lado, de frente y ligeramente ladeada; utilicemos el método que utilicemos lo importante es no cargar demasiado la cuchara y no sorber su contenido, el líquido se vierte en la boca, no se succiona.

En el movimiento de la cuchara del plato a la boca procuraremos no separar en exceso el brazo del cuerpo, para no molestar a quien tenemos a nuestra derecha.

La cuchara se puede utilizar con la mano izquierda al comer espagueti, ayudando al tenedor, pero siempre estará ordenada a la derecha.

Tenedor

Se puede utilizar con ambas manos, según el tipo de plato que estemos comiendo. El tenedor se puede usar sin cuchillo, con alimentos blandos que ceden a su presión, en ese caso puede utilizarse con la derecha y sus puntas estarán hacia arriba. Cuando acompaña al cuchillo se utiliza con la mano izquierda y las puntas hacia abajo.

La diferencia entre los tenedores de carne y de pescado está en el número de puntas: 4 el de carne y 3 el de pescado, y –en ocasiones- una ligera diferencia de tamaño (más pequeño el de pescado).

Cuchillo

El cuchillo se sostiene: ni se esgrime como espada, ni se agarra cual machete.

Sirve tanto para cortar comida como para acercarla al tenedor. Cuando lo utilizamos para cortar el
cuchillo se sujeta con la mano derecha ocultando el mango en la mano mientras con el dedo índice hacemos presión sobre la empuñadura para hacer fuerza y cortar. El dedo índice nunca se pone sobre el lomo del cuchillo.

Si utilizamos el cuchillo para acercar la comida al tenedor lo sostendremos como un bolígrafo dejando que el mango sobresalga entre el índice y el pulgar.

El cuchillo nunca debe introducirse en la boca.

La pala de pescado

No es un cuchillo, el pescado no se corta. Con la pala abrimos el pescado y separamos sus piezas, espinas y piel.

Se utiliza con la mano derecha y se sostiene como el cuchillo. Tampoco debe introducirse en la boca.

Con los cubiertos no solo se come, también se dicen cosas

Los cubiertos también nos sirven para dar distintas indicaciones;  un lenguaje de signos que se expresa a través de la posición que ocupan los cubiertos en el plato. Pensemos en los cubiertos como las manecillas de un reloj. En todos los supuestos el cuchillo tendrá el filo hacia el interior del plato.

Para indicar pausa: cubiertos sobre el plato, dentro del plato, posición 20.20 ó 16.40, puntas del tenedor hacia abajo y mango de cada cubierto hacia la mano que lo usa.

He terminado este plato : tenedor a las 12.00 y cuchillo a las 09.00.

Si además quiero indicar que no me ha gustado nada pondré los cubiertos en posición 20.20, entrelazados, la punta del cuchillo entre los dientes del tenedor (que estarán hacia arriba).

He terminado de comer: los dos cubiertos juntos, con las puntas hacia arriba y posición (de más correcta a menos) a las 15.15 (en esta posición además indico que el plato me ha parecido excelente), 12.00. Hay quien usa la posición de las 09.45, no es la más correcta, pero es una forma de hacerlo.

Si además de terminar quiero indicar que el plato no me ha gustado nada, los cubiertos en posición 20.20, entrelazados, la punta del cuchillo entre los dientes del tenedor (que estarán hacia abajo).

No lo estamos haciendo muy mal, en una próxima entrega hablaremos de modales (otro momento patán que debemos evitar).

Fuentes texto:

  • Protocolo a la vista/Hostelería
  • “El protocolo en las comidas”, Pilar Muiños
  • “Decoración y protocolo en la mesa”, Academia de la Cocina Española

Servir o ser servido, cómo asistir a los invitados (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Banquetes, Buenas Maneras, Cortesía, Mesas 1 Comment

La mesa está dispuesta, los invitados han llegado y la comida formal tiene que comenzar.

OCUPEMOS NUESTRO PUESTO EN LA MESA

Los caballeros esperan a que las señoras se sienten, para ayudarles con la silla. Habitualmente los anfitriones son los primeros en sentarse.

D1_por_MariaPSC

Si hemos ordenado protocolariamente a nuestros invitados habremos alternado sexos y separado matrimonios, por lo que cada caballero tendrá a su lado a una señora que no es su esposa. Si los invitados están bien ordenados la conversación será amena y fluida, sin que nadie se pueda sentir marginado o  los problemas matrimoniales monopolicen la conversación.

Los anfitriones tienen una obligación: conocer muy bien a sus invitados.

COMIENZA EL SERVICIO

Estamos sentados, tenemos todos los objetos que vamos a utilizar dispuestos a nuestro alrededor y comienzan a llegar los platos y a servir la bebida.

¿Cómo llega la comida a la mesa?

Emplatada

Podemos traer la comida emplatada desde la cocina a la mesa. ¿Ventajas?: servimos los platos en la cocina, fuera de la vista de los invitados y aparecen en la mesa con una presentación muy elegante. ¿Desventajas?: se invierte mucho tiempo y trabajo. Se lleva el plato a cada comensal, el plato “entra” por la izquierda (aunque al ser emplatada también puede entrar por la derecha).

En fuentes

Los alimentos se presentan troceados en una fuente y los invitados se van sirviendo. ¿Cómo se hace este servicio?

Los invitados se sirven a sí mismos, para ello las fuentes se van pasando por la izquierda de forma que ellos se puedan servir con su derecha. Todos estamos sentados, nos vamos sirviendo, pero no rebuscamos la mejor pieza, la que más nos gusta, etc. cogemos la que nos queda más cerca. Para realizar esta tarea nos ayudamos de los cubiertos de servir: que podemos usar en forma de pinza con la mano derecha, o cuchara en la derecha y tenedor en la izquierda, si no estamos acostumbrados a la pinza.D2_por_MariaPSC

Otra modalidad del servicio en fuente es que los alimentos vengan en la fuente desde la cocina, y anfitrión y anfitriona sean los encargados de servir. Sobre una mesa auxiliar uno de ellos va sirviendo los platos y el otro se lo lleva al invitado; el plato entra por la izquierda. ¿Ventajas?, los platos pueden mantener cierta vistosidad y no obligas a los invitados al equilibrio y malabarismo que supone el pase de la bandeja.

Si tenemos personal de servicio puede servir directamente desde la fuente al invitado, lo hace por la izquierda del comensal, sujetando la bandeja con su izquierda y usando la derecha para D3_por_MariaPSCservir (con los cubiertos haciendo pinza).

Otra forma es que el personal de servicio sujete la bandeja mientras el comensal se sirve, todo esto siempre por la izquierda del comensal.

Quien sirve debe tener precaución de que su pulgar no sobrepase el borde del plato.

¿Te atreves a trinchar?

Es difícilD4_por_MariaPSC y requiere práctica porque se debe realizar frente a los invitados. Trinchar no es lo mismo que despiezar o despedazar, cosa que podemos hacer en la cocina y traer los trozos a la mesa emplatados o en bandejas. Tanto si se trincha como si se despieza las piezas resultantes tienen que ser del tamaño correspondiente a una ración.

¿En qué orden se sirve?

En comidas de etiqueta rigurosa se  sirve en primer lugar a la invitada de honor (o si no hubiera, a la invitada que está a la derecha del anfitrión; o a la de más edad), a continuación se sirve a la que está a la izquierda del anfitrión y se sigue sirviendo a todas las señoras en movimiento de izquierda a derecha; en último lugar se sirve a la anfitriona. A continuación se sirve a los caballeros de la misma forma, primero al situado a la derecha de la anfitriona, luego al que está a su izquierda, y en movimiento de izquierda a derecha a todos ellos para terminar con el anfitrión.

Si nos saltamos este voy y vengo y, dentro de la formalidad de la comida,  hacemos un poco “informal” el servicio, nos limitamos a pasar las bandejas de izquierda a derecha y que cada invitado se sirva a sí mismo.

Servir el vino

Si no hay personal de servicio, lo sirve el anfitrión, lo cual le va a obligar a estar pendiente de las copas. Para servir se acerca la botella a la copa ¡no se pregunta!.D5_por_MariaPSC

El vino se puede presentar en botella o decantado; las botellas no se dejan sobre la mesa, sino en mesa auxiliar. Las bebidas se sirven por la derecha, sin apoyar la botella en la copa y sin levantar la copa de la mesa. La copa se llena a 2/3 de su capacidad.

Agua

Se presenta en jarra grande de cristal con hielo; nunca se deja una botella de agua mineral sobre la mesa.

El pan

En cestillo que se va pasando para que cada invitado coja el suyo; o servirle a cada comensal su pan (utilizando los cubiertos en pinza).

Postres

Antes de servir el postre se quita todo lo que hay sobre la mesa y se limpiará la mesa de restos de pan, etc.;  el postre es mejor que venga emplatado desde la cocina.

Café

Si lo servimos en la mesa en la que hemos comido, tiene que estar completamente limpia.

Algunos avisos sobre el servicio:

No se sirve nada de comida antes de que se sienten los invitados, aunque sea algo frío.

No se empieza a comer hasta que todos están servidos y no se sirve un plato nuevo hasta que todos han comido y se han retirado cubiertos y platos. ¿Quién marca el inicio?: la anfitriona.

¿Qué hacemos con los lentos? ¿y con los “rapidillos”? en circunstancias habituales los lentos son los que se pasan el rato hablando y los “rapidillos” los que no dicen nada. Para evitar estas situaciones los anfitriones tienen que haber distribuido muy bien a sus invitados alrededor de la mesa y tener cierto control sobre la conversación, para que no decaiga, sino que sea amena y fluida; que nadie se sienta marginado; que no se formen grupos de conversación y que nadie intente monopolizar la velada.

D6_por_MariaPSC

No se retiran los platos hasta que todos los comensales han terminado y se retiran uno a uno de dos en dos. Los platos se retiran por la derecha del comensal, quien los retira utiliza también su mano derecha, pasa el plato a la izquierda y retira con la derecha el del comensal siguiente. Lleva ambos platos a la cocina. Los plazos no se apilan en torre ni con cubiertos ni sin ellos.

Hay que esperar a que todos terminen porque si empezamos a retirar conforme van terminando da la impresión de que estamos “metiendo prisa” lo que es considerado de mal gusto.

Hemos vestido y llenado la mesa de objetos útiles para comer; los invitados ya están sentados y ha comenzado el servicio ¿cómo se manejan todos esos utensilios en la comida?, lo veremos la próxima semana.

Fuentes texto:

  • Protocolo a la vista/Hostelería
  • «El protocolo en las comidas», Pilar Muiños
  • «Decoración y protocolo en la mesa», Academia de la Cocina Española

Tarjetas de texto: elaboración propia

Puedes escuchar el podcast de la intervención de hoy

Comidas formales en casa, hay que preparar la mesa (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Educación Social, Mesas 2 Comments

La comida es tanto una necesidad física como un acontecimiento social, hoy en día damos mucha importancia a este último aspecto, no en vano la comida –almuerzo o cena- es el medio de festejar muchas de nuestras celebraciones. El momento de la comida es uno de los preferidos en la vida de relación social; compartir los alimentos –máxime si es en tu casa-  es la forma genuina de ace@MariaPSCptación del extraño; ser excluido de una comida es síntoma de que o bien no somos aceptados en ese ambiente social concreto, o bien nos rechazan si alguna vez formamos parte de él.

Entorno a la comida se concentran normas de cortesía, urbanidad, reglas sociales que se empiezan a manifestar mucho antes de que lleguen los invitados, con el acondicionamiento del lugar y el montaje de la mesa. Estas dos tareas que requieren una preparación cuidadosa, teniendo en cuenta muchos detalles: decoración (de mesa y comedor), elección de vajilla, cubiertos, cristalería y lencería, sin olvidar el espacio del que disponemos, dado que vamos a hablar de las comidas formales en nuestra casa.

¿DÓNDE COMEMOS?

Parece obvio que hay que comer en el comedor. En la actualidad es frecuente que esta pieza de la casa esté integrada en lo que denominamos salón-comedor, lo que reduce considerablemente el espacio y el número de invitados que pueden asistir. Como regla general necesitamos espacio para que todos ellos puedan sentarse a la mesa y holgura alrededor de la misma para poder rodearla sin problemas. La idea es que el mínimo movimiento no requiera que todos los invitados se levanten o que la tarea de servir y cambiar  los platos no se convierta en un número de funambulismo. Para conseguirlo tendremos en cuenta que no se debe invitar a más comensales que espacio disponible tengamos; aumentar el número de invitados en un espacio pequeño es incómodo y la celebración no tendrá el resultado que queremos conseguir con ella.
@MariaPSC

En caso de necesidad y para dar amplitud a la zona de comedor podemos desmontar la parte de salón, eso sí, los muebles desmontados van a otra habitación, que no parezca que estamos de mudanza.

Cuando hablamos de acondicionar la sala en la que vamos a celebrar una cena formal en casa estamos hablando de crear una atmósfera adecuada, por tanto de aspectos cómo: decoración, iluminación, ventilación, música ambiente, etc.

Hágase la luz

Hay que tener en cuenta una serie de variables como son: la hora de la comida (almuerzo o cena); las ventanas de la estancia (luz natural o no); época del año y el paisaje que se ve a través de la ventana, solo por mencionar unas cuantas.

@MariaPSC

Aunque tengamos mucha luz natural a menudo es necesario compensar con luz artificial; si la luz natural es directa y potente hay que atenuarla con cortinas, toldos, etc. y hacer la compensación mencionada con luz artificial.

La luz es de suma importancia en la distribución de invitados, hay que tener luz suficiente para poder ver a las personas que nos rodean, evitando penumbra o un fuerte contraluz. Para una cena se busca luz cálida, envolvente, no directa sobre la mesa. En la medida de lo posible evitaremos centrar la luz en la mesa y que el resto quede en penumbra. La pieza tiene que estar suficientemente iluminada en toda su extensión, de forma que  se vea perfectamente sus límites y que el efecto al entrar en la estancia sea acogedor.

Aire por favor

Es conveniente abrir ligeramente una ventana antes de la llegada de los comensales ya que la temperatura de la misma aumentará en cuanto lleguen y se sirva la comida (y si hay sobremesa y alguien fuma, puede convertirse en una pesadilla). No hay que abusar de la calefacción en invierno ni del aire acondicionado en verano.

¿Un poco de música?

Si decidimos acompañar la comida con música hay que optar por música clásica o jazz instrumental, con un volumen discreto, que se oiga pero sin necesidad de escucharla, para no interrumpir la conversación de los comensales.

Mobiliario en la sala

El mobiliario de la sala deberá tener un aspecto impecable, cuidado, sin polvo ni objetos fuera de lugar (un osito de peluche, bufandas y guantes en las sillas, el periódico tirado descuidadamente, etc.).

PONGAMOS LA MESA

Poner la mesa requiere una serie de tareas que se pueden detallar siguiendo una secuencia: vestir la mesa, situar adornos, poner platos, cubiertos, vasos y otros utensilios necesarios.

El tamaño importa

El tamaño de la mesa debe ser proporcional a la estancia en la que se encuentra y al número de comensales que vamos a sentar alrededor, teniendo en mente que el comensal necesita 70 cm. mínimo para estar cómodo.

La mejor mesa es la@MariaPSC redonda, ya que permite una conversación fluida en la que participan todos y todos se ven unos a otros. Es ideal para grupos de hasta  8/10 personas, para grupos mayores es mejor una ovalada. Las alargadas tienen el peligro de que se formen dos núcleos de conversación.

Respecto a las sillas: el mismo número de sillas que de comensales y  separadas convenientemente para facilitar el acceso a los invitados.

Vísteme despacio que tengo prisa

Muletón

Sobre la superficie de la mesa extenderemos un muletón, que es algo más que una “pieza gruesa suave y afelpada de algodón o de lana”, ya que al ser su finalidad actuar como protector de la superficie de la mesa y amortiguar los ruidos que producen los utensilios,  por lo que es conveniente que esté impermeabilizado.

El muletón estará perfectamente estirado y sin arrugas cubriendo toda la superficie, borde incluido, evitando deformaciones en la caída natural de la tela del mantel; si el mantel lleva encaje o piezas de bolillos, conviene colocar entre el muletón y el mantel una tela que contraste levemente o combine con algún elemento de la vajilla o decoración de la mesa, en ningún caso se debe ver el muletón. Si quieres ver cómo colocar el muletón, pincha aquí.

Mantel

Mantel único, amplio y colgante, en tejido noble: hilo, lino, damasco, etc. en color blanco o crudo, muy claro. El tejido noble es muy difícil de planchar, pero es muy elegante. Hoy día las combinaciones coloristas están al orden del día, son arriesgadas pero los diseñadores también mandan en este campo, lo importante es no sobrecargar la mesa. Los tejidos clásicos admiten bordados y aplicaciones que realzan la nobleza de la tela.@MariaPSC

En cualquier tipo de comida –formal o informal- la regla de oro es que esté impecablemente limpio y perfectamente planchado (sin líneas de doblez).

Servilletas

En idéntico tejido y con los mismos bordados o anagramas que lleva el mantel, pero solo en la esquina vista. Tamaño 60 x 60. Sobre servilletas y tamaños, aquí encontrarás cumplida información.

Cuando se planchan las servilletas hay que doblarlas de forma sencilla: rectángulo, cuadrado, triángulo, dejando siempre el bordado o anagrama a cara vista.

Al ponerlas en la mesa pueden estar: sobre el plato o a la izquierda del comensal (nunca dentro de una copa). La “papiroflexia” aplicada a las servilletas no es aconsejable, indica una gran manipulación de la misma y puede desagradar a quien la utiliza.

¿Servilleteros?: solo si son de gran calidad y como elemento decorativo de la mesa.

¿Y sobre el mantel?

Objetos decorativos

Flores y plantas: frescas o secas, de poca altura y sin olor; frutas; hojas secas; piezas de cerámica; plata, etc. La creatividad manda, pero siempre huyendo del barroquismo.

Candelabros y velas: no tienen que entorpecer la línea visual de quienes se sientan alrededor de la mesa. Los candelabros, lo mismo que las velas, por sí solos no iluminan, necesitan el apoyo de luz artificial (y solo tienen sentido en una cena). Son útiles si se fuma ya que descargan el humo del ambiente.

Si se utilizan candelabros tendremos en cuenta estos consejos:

  • No se encienden hasta que todos los invitados se han sentado.
  • Se encienden antes de que empiece a servirse la comida.
  • Se apagan cuando los invitados se han retirado de la mesa o se han ido.
  • Para apagarlos se utiliza el capuchón (evita el humo y las gotas de cera que pueden estropear el mantel).

Co@MariaPSCn carácter general y respecto a los objetos decorativos hay que señalar que cualquier objeto de adorno en una mesa ha de tener una base amplia y de peso que le procure estabilidad y nunca deben tapar la vista de los comensales que, recordemos, han venido a  socializar, no a jugar a “cucú – trastrás”.

En lo que respecta a los invitados: con los objetos decorativos de la mesa no se juega.

Vajilla

El elemento principal. Si tenemos una reservada, de calidad y no la utilizamos a menudo hay que repasarla con agua caliente y secarla con un paño de hilo antes de colocarla en la mesa y, para realizar esta tarea, conviene utilizar guantes de algodón (así no se deja huella).

Lo ideal es tener una vajilla completa de calidad, que permita sustituciones en caso de rotura de piezas. Hoy en día existe una amplia oferta que no es ajena a la moda y a los gustos personales del anfitrión.

La disposición de la vajilla en la mesa no es casual, cada pieza tiene su sitio y solo situada en ese lugar se obtiene el máximo rendimiento en su uso, sin que el comensal tenga que hacer movimientos extraños para su utilización.

@MariaPSC

Plato de respeto

Su borde coincide con el borde de la mesa; su función es meramente ornamental y suele ser distinto a la vajilla, en metal, plata o color de contraste. No se retira de la mesa en ningún momento, pues evita que el mantel quede “desnudo” entre servicios.

Plato llano

Su borde se sitúa a 2/3 cm. del borde de la mesa. Se utiliza para todos los alimentos sólidos, y sobre él van todos los demás en función del menú elegido:

  • Plato hondo: sopas, cremas purés.
  • Plato y taza de consomé.
  • Plato de entremeses.

Si hay personal de servicio lo correcto es tener solo el bajo plato y el plato que se utiliza en cada ocasión.

Plato para el pan

Para su posición correcta hay que trazar una línea imaginaria sobre el bajo plato y  a 2/3 cm. del extremo superior izquierdo situamos el borde del plato de pan. Puede ser igual a la vajilla o distinto. Si vamos a servir mantequilla, pondremos sobre él un cuchillo.

Plato para ensalada

Siempre que se sirva como plato de acompañamiento a uno principal irá a la izquierda del comensal.

Respecto a los platos en general:

  • Nunca se ponen dos platos llanos uno sobre otro; en todo caso llano más postre (solo para entremeses).
  • El plato hondo no va nunca directamente sobre el mantel (siempre hay que tener uno llano de apoyo).
  • Los platos de postre no deben estar sobre la mesa al empezar a comer, se sacan cuando se sirve el postre.

¿Son necesarios tantos cubiertos?

Solo los que se vayan a utilizar y nunca más de tres.

Si tenemos una cubertería de calidad conviene darle un repaso eliminando manchas de cal que se producen tras el lavado con un paño seco; las cuberterías de placa o alpaca requieren cuidados especiales que conviene tener en cuenta. Para manipular los cubiertos conviene usar guantes de algodón.

@MariaPSC

Los cubiertos en la mesa se ordenan tomando como referencia el comensal; cuchillos y cucharas se sitúan a la derecha del comensal y los tenedores a la izquierda.

El orden de utilización es secuencial de fuera hacia adentro según los platos que componen el menú.

Si hay un pequeño tenedor a la derecha de la cuchara, fuera de ordenación, es el que será utilizado en uno de los entrantes; en esta posición también puede ir la pinza de marisco.

La cuchara no está nunca a la izquierda, ni para comer espagueti.

Los cubiertos –en España- siempre con el lado cóncavo hacia arriba y a 1 cm unos de otros en su parte más ancha. El filo de cuchillo siempre hacia el borde del plato (a la izquierda).

Los cubiertos de postre, si se ponen desde el inicio se sitúan en el lado opuesto al comensal, centrado a un centímetro del borde exterior del plato: la cuchara la más cercana al plato, con el lado cóncavo hacia arriba y el mango a la derecha; el tenedor a un cm. de la cuchara, y el mango a la izquierda (lo habitual es traerlos con el postre).

¿Dónde pongo yo estas copas?

La cristalería se debe lavar con agua caliente y secar con un paño limpio. En su manipulación utilizaremos guantes de algodón para no dejar huellas. Las piezas de la cristalería no se dejan secar al aire.@MariaPSC

No es conveniente que la mesa esté llena de copas, solo la de vino y agua (salvo que sirvamos dos vinos, en cuyo caso una por vino servido). Muchas copas hacen que el comensal se sienta sitiado y aumentan la posibilidad de accidentes casuales (si cae una, caen todas).

Se pueden situar o bien frente al comensal, a 4/5 cm. del borde superior del plazo, tras los cubiertos de postre si los hubiere; o bien a la derecha del comensal, a 4 cm de los cubiertos, y ordenadas entre sí por tamaños de mayor a menor de izquierda a derecha. Si ponemos además la de cava, se sitúa fuera de la ordenación. Pincha aquí para más información sobre cristalerías.

Otros objetos sobre la mesa

Molinillos de sal y pimienta, vinagreras, salseras, etc., siempre y cuando sean necesarias. Dependiendo del número de comensales habrá que duplicarlas teniendo en cuenta que han de ser idénticas.

Tarjetas de puesto: frente al plato y con el nombre a doble cara; si solo ponemos el nombre en una cara, en la que mira al comensal. En todo caso se retiran cuando el comensal se ha sentado y antes de que empiece el servicio.

Decantador, botellas, cubitera y todo lo relativo a las bebidas: mejor en  una mesa auxiliar.

Encima de una mesa formal nunca debemos poner cenicero ni sujeta cubiertos, la presencia de este último objeto indica que no se van a cambiar los cubiertos entre servicios.

Respecto al cenicero conviene recordar que no se fuma antes ni durante la comida (es una descortesía hacia los comensales). Si el anfitrión fuma y autoriza a fumar, el cenicero se situará al lado del comensal fumador, nunca en el centro y preferiblemente de agua.

Como podemos comprobar, la cantidad de elementos en una mesa es enorme, lo curioso es que utilizamos todos, salvo los adornos.

Fuentes texto:

  • Protocolo a la vista/Hostelería
  • «El protocolo en las comidas», Pilar Muiños
  • «Decoración y protocolo en la mesa», Academia de la Cocina Española

Tarjetas de texto: elaboración propia

«¡No sin mi hijo!», sobre niños y vida social (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Cortesía, Educación Social, Urbanidad Leave a Comment

Hace algunos años, allá por 2003, redacté el “Manual  de Buenos Modales para Niños (dirigido a los padres)”  como trabajo fin de carrera de la Titulación Superior en Protocolo y Relaciones Institucionales, título propio de la Universidad Miguel Hernández de Elche impartido por la Escuela Internacional de Protocolo de Madrid.

PORTADA_rec

Este trabajo fue el mejor proyecto fin de carrera de la promoción 2000-2003 y la OICP (Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo)  le concedió el VI Premio Internacional a la Investigación en Protocolo y Disciplinas Auxiliares. Hoy me viene fenomenal para escribir este post.

En él hay un capítulo, el 4, que habla de la presencia de los niños junto a los padres,  en determinadas “Ocasiones Especiales”. Comparto con vosotros un resumen del contenido de ese apartado, que es el que acabamos de comentar en Hoy en Madrid.

Los niños y la vida social de los padres

Una de las cosas más complicadas de tener hijos es intentar integrarlos en la vida social de los padres. Muchos padres se dan cuenta de que sus horizontes se contraen de forma considerable con la llegada de sus retoños, pero insisten en integrarlos en su vida social y, por ende, en la de sus amigos, conocidos y extraños.  ¿Una cena de aniversario de tus amigos en un lujoso restaurante?, ¿me lo llevo al preestreno de esa película que tanto me gusta (a mí)?, ¿esa boda de conocidos a los que no ves desde hace tiempo en la que la que la etiqueta requerida es chaqué? ¿un viaje a Euro Disney con un bebé de un año y medio? etc., etc., etc. Ejemplos seguro que tenemos todos.

Si los padres quieren pasar mucho tiempo con sus hijos, la mayoría del tiempo tendrán que hacer cosas de niños. Pero hay una serie de zonas de penumbra, actos donde los niños podrían ser aceptados, aunque no sean los más adecuados para ellos y su presencia tampoco sería muy bienvenida por el resto de invitados. Y, no nos engañemos, hay padres que creen que sus hijos son tan excepcionales que son capaces de llevarlos a un concierto de tres horas, del que habrán salido por piernas a los tres minutos.

Los padres deberían tener en cuenta que, al llevar a sus hijos a un lugar donde no van a ser bien recibidos, los ponen en una posición incómoda ya que puede ser  duro para ellos comportarse de acuerdo con el standard del evento.

Así que es mejor que no le hagas una faena a tu hijo, ni a las personas que te invitaron. Chequea la situación con tiempo suficiente, y considera el dejar a tu hijo en casa, o renunciar a ir al evento, si:

  • El asistir al evento le obligará a estar despierto pasada su hora de ir a la cama.
  • No habrá otros niños allí.
  • Se aburrirá.
  • Tendrá que comportarse como un adulto.

Tu hijo puede ser educado sólo si no le pides demasiado. Recuerda siempre que es un niño.

¿Me lo llevo al cine?

Quién no tiene la experiencia de una película arruinada por las carreras arriba y abajo del pasillo, las voces, los cuchicheos,masticar de forma ruidosa, risa excesivamente alta, susurros interminables, o cualquier tipo de ruido del catálogo infantil.

¿Qué hacer para que no molesten a los demás durante la representación?

  • Elegir una película adecuada a la edad del niño,  a su nivel  de madurez e intereses, porque si se aburre … hemos perdido. Cuanto más pequeño sea el niño, mejor lo pasará en obras cortas y con mucha acción, en las que niños como ellos son el público dominante. Y a horas adecuadas para que ellos puedan asistir.
  • Describirles el evento al que van a asistir con la antelación suficiente.
  • Ser puntual. Los niños están mucho más nerviosos si llegan a un sitio con el tiempo justo, con las luces apagándose, etc., si se llega demasiado pronto, pasa lo mismo. Lo mejor es llegar con tiempo suficiente para ir al baño,  comprar algunas chucherías y dar una vuelta por la antesala, de esa forma los niños se van acostumbrando  al lugar.
  • Vestir al niño con ropa cómoda.
  • Hay que enseñarles a sentarse y permanecer quietos. Con los pies en el suelo (no debajo del trasero o dando patadas al asiento delantero); no moverse constantemente, dando la vuelta para ver a los que están situados en las filas traseras, o colgarse del asiento delantero, impidiendo la comodidad de quien se sienta delante. Estar quieto significa, además, no hablar o cuchichear durante el pase de la película, ni hacerle señas a  conocidos que están sentados en la otra punta de la sala. A veces será necesario separar a los hermanos o amigos. Si hay una emergencia – ir al baño – debe pedirlo en voz baja, pero en la medida de lo posible convendría esperar al descanso o finalización de la película. De no ser así, hay que salir sin molestar y sentarse con rapidez al volver.
  • Guardar silencio. El silencio debe guardarse con el máximo rigor en los cines, teatros, salas de ópera o concierto. Si se trata de una película de cine que ya hemos visto, está muy mal ir contándola a medida que transcurre la acción.
  • Durante el espectáculo no deben comerse cosas que puedan hacer ruido, y no ensuciar las butacas ni el suelo con cáscaras, bolsas, envoltorios, etc.. Deposita la basura en la papelera más cercana.
  • Salir por piernas si es necesario: es la única opción posible si el niño no muestra interés, está molestando, etc.. Piensa que no sólo te está arruinando a ti la película, sino a todos los que tiene alrededor.

¿Y a esa ceremonia a la que tanto te apetece ir?

Cuando asistimos a una ceremonia religiosa o de cualquier otro tipo,  hay que describirle a los niños con la mayor precisión posible el evento al que van a asistir y las habilidades sociales que deberán poner en práctica.

Cuando se atiende a ceremonias religiosas, los niños se sienten inquietos por la solemnidad de los espacios en los que se celebran y la actitud que mantienen los allí presentes. Hay que darles la mayor información posible de la ceremonia a la que van a asistir con antelación y prepararles para lo que van a ver.

  • Tu hijo disfrutará más si sabe lo que se va a encontrar y los otros apreciarán su interés. No necesita participar en los ritos sagrados de un credo diferente del suyo, pero puede escuchar, sentarse, etc. con el resto del grupo.
  • La tolerancia que mostramos ante el comportamiento de los niños,  parece desaparecer en los lugares de culto. Hay que comprender a los fieles, que necesitan concentración en sus oraciones. En las iglesias o lugares de culto, independientemente de su confesión, deberíamos seguir unas reglas mínimas:
    • Llevar alguna distracción. Algunos lugares de culto, al igual que algunos restaurantes, sorprenden a los niños con lápices de colores y algunas hojas para dibujar o colorear, así entretienen a los niños y no molestan a los vecinos. Los libros siempre son una buena idea.
    • No se llevan aparatos de música ni juegos electrónicos, ni teléfonos móviles (esto ni los mayores).
    • No se come. Dentro de un lugar de culto no se come ni se bebe. Si el niño tiene hambre o sed (lo que en este supuesto equivale a aburrimiento) lo mejor es salir del recinto.
    • Calzado. Una buena suela de goma sobre un suelo de cerámica, o piedra, apenas se nota; otro tipo de zapatos pueden transformar una ceremonia religiosa en una exhibición de claqué.
    • Si vas a atender un servicio de una confesión religiosa que no es la tuya, infórmate bien antes y prepara a tu hijo para la novedad.
    • Estar preparado para salir por piernas: si llevas a un niño pequeño, no se puede contar con estar presente durante todo el acto religioso. Harás bien en sentarte junto a la puerta o al menos tener controlada la distancia que te separa de ella. Cuando el niño deje de hablar en voz baja, y comience a elevar el tono de voz, moviéndose de un lado a otro sin parar, ha llegado el momento de salir del recinto.

Ese viaje de cuatro horas en avión….

Mantener a los niños entretenidos durante un vuelo/desplazamiento es el primer paso para un viaje confortable; el siguiente es conseguir que no invadan el espacio personal de los otros pasajeros/viajeros. Esto significa que no debemos permitir que los niños den patadas en el asiento delantero o lanzar/arrojar objetos sobre la fila que tienen delante, etc.

Como siempre, en la planificación está la clave del éxito: infórmale sobre el sitio al que vas, en qué medio de transporte vas a viajar y cómo va a ser el viaje. Si vas en avión, tienes que decirle que  el espacio de que se dispone es limitado, que se tiene que sentar en su asiento y no donde le apetezca. Es importante que le lleves algo para entretenerle, algo que le tenga ocupado y que no moleste al resto de los pasajeros.

Algún consejo:

  • Siéntate entre tu hijo y el otro pasajero, una breve charla está bien, pero tu hijo no puede dar por hecho que su vecino de asiento tiene que entretenerle durante el tiempo que dura el viaje.
  • Asegúrate de que tu hijo mantiene un tono de voz moderado para que los otros pasajeros puedan disfrutar del viaje.
  • En estas situaciones hemos de ser muy amables con las azafatas. No le permitas pulsar los botones de aviso constantemente, ni deslizarse entre los carritos y los asientos. Recuerda llevar al niño al baño antes de embarcar y unos minutos antes de que el avión comience a descender para aterrizar.
  • Las salas de espera de aeropuertos, estaciones, etc., no son un parque, es decir no son el lugar apropiado para jugar al fútbol, escondite, saltar por los asientos, etc., evita que tus hijos molesten al resto de los viajeros, y entretenlos con actividades lo más pacíficas posible. En estos lugares procuraremos tener el equipaje lo más colocado posible para que no invada asientos que pueden ser utilizados por otras personas.

Visitas vienen y van

Si los niños están jugando o viendo la televisión en el lugar donde vas a recibir a tu visita, deben dejar el espacio libre ya que las visitas no tienen por qué competir con la televisión, el ruido de la tele distrae y nos obliga a elevar el tono de voz. La visita ha venido a verte a ti, no la tele.

Para evitar discusiones delante de la visita debes avisar a los niños con tiempo suficiente de que alguien va a venir, y que para la hora de la visita el salón debe estar libre.

Algún que otro consejo:

  • Antes de que llegue la visita hay que dejarles claro a los niños el comportamiento que se espera de ellos: corresponder a los saludos (por favor, no obliguéis a los niños a besar a las personas mayores si no les apetece, con decir “hola” o “buenas tardes” es suficiente), permanecer tranquilos y sentados y responder a las preguntas que les hagan.
  • Si los niños van a participar de algún modo, quedándose un ratito, etc., hay que recordar que las conversaciones, mientras los niños estén presentes, deben ser cortas y apropiadas su edad.
  • Deja claro a los niños cuando es un buen momento para dejar la conversación y que se vayan a jugar. Ese es un buen momento para decir “Adiós”.
  • Cuando se incluye en la conversación a niños mayores, recuerda que tanto el objeto de la conversación, como el lenguaje,  ha de ser el apropiado.
  • Si vamos de visita a una casa en la que no hay niños y llevamos a nuestro hijo, tendremos que estar pendientes de él para evitar que toque, rompa o desordene objetos o enseres de la casa; deberíamos llevar algunos juegos, cuentos, etc., para que se entretenga.
  • Hay niños que hacen “gracias” y padres a los que las gracias de sus hijos les resultan tan fuera de serie que pretenden que las compartan con las visitas y así obligan a los niños a cantar, bailar, imitar, etc., etc. Si el niño lo hace voluntariamente, podría tener un pase, pero no conviene ni obligar al niño a actuar, ni a la visita a soportarlo.

¿Qué hace un niño en un Hospital?

Aunque la mayoría de los hospitales ponen límites a las visitas infantiles, muchas veces alguno se les “cuela”.  En la medida de lo posible los padres deberían evitar ir con los niños a las visitas hospitalarias.

Veamos algunos consejos:

  • Preocuparse por el enfermo y saber si le gustan o no las visitas.
  • Visita corta y acompañados de los padres.
  • Llevar algo al paciente: bombones, revistas, un libro. Si  el paciente es un niño, es mejor llevar algo que pueda compartir y que se lo entregue el niño visitante.
  • Evitar que el niño mire fijamente a otros pacientes y les moleste con preguntas y comentarios.
  • No dejarle que grite o corra por los pasillos y estar preparado a salir por piernas en cuanto lo haga.

Los niños y la vida social de los padres no son incompatibles, hay que buscar la actividad adecuada e integrar al niño en la misma de forma gradual. Ante el menor conflicto, retirada. Hay actividades en las que no es recomendable la presencia de niños, en ese caso los padres deberían ser consecuentes y asistir sin llevar al niño, o excusar su asistencia.

Trabajo completo registrado en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de la Comunidad de Madrid

Correo electrónico y cortesía no están reñidos, aunque a veces lo parezca (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Cortesía, Educación Social, Etiqueta, Urbanidad Leave a Comment

Cuando escribimos un correo electrónico, aunque no seamos conscientes de ello, estamos escribiendo una carta, nuestra carta de presentación para el receptor del mismo. La mayoría de las personas que reciben nuestros correos profesionales no son nuestros amigos, es más, ni siquiera nos conocen; lo que escribamos y como lo hagamos va a hablar por nosotros. Lo mismo que cualquier comunicación a través de las redes sociales influirá en nuestra marca personal y requerirá la puesta en práctica de unas normas de cortesía, como las que vimos la semana pasada en Hoy en Madrid al hablar de facebook, twitter y whatsapp.

Un decálogo de generalidades

Lo primero que hay que preguntarse es si es necesario escribir un correo electrónico. Hay situaciones, como por ejemplo dar buenas o malas noticias, resolver un malentendido o un conflicto, que es mejor tratar cara a cara o por teléfono; un correo resulta frío y distante en situaciones como estas.

¿Sabemos utilizar el correo electrónico?. Conviene “perder” un poco de tiempo en familiarizarnos con el programa de correo electrónico que utilizamos habitualmente. A menudo infrautilizamos las herramientas que el programa tiene y que nos ahorran mucho tiempo. Por ejemplo, no es necesario enviar un mail para comprobar si el destinatario ha recibido nuestro mail anterior, hoy en día todos los programas incluyen una herramienta que nos informa no solo de que el correo ha sido enviado, sino también que ha sido recibido y abierto.

C_electronico_1 El correo electrónico requiere rapidez en la respuesta y gestión del tiempo que le dedicamos. Escribimos y recibimos muchos correos a lo largo del año y esto nos “roba” muchísimo tiempo. Hay que responder y hacerlo rápidamente gestionando muy bien las “urgencias”, tanto las que solicitamos como las que nos solicitan. Por ejemplo: si en el mail nos hacían una pregunta y no tenemos la respuesta, o no se la podemos dar en ese momento, conviene “tranquilizar” al emisor informándole de que estamos buscando información para responderle adecuadamente.

Hay que tener siempre actualizada la base de datos de contactos del correo electrónico. La famosa libreta de direcciones, cuantos más datos en nuestra libreta, más posibilidades de acierto al dirigirnos al emisor.

Al hilo de lo anterior hay que distinguir muy claramente entre cuenta de correo electrónico personal y profesional; no conviene mezclarlas. Ante todo tenemos que buscar una dirección que nos identifique y sea lo más profesional posible (musculitos@ …; soyyo@ ….; megustaviajar@ …., etc. mejor no).

Pongamos especial cuidado en la redacción; la gramática; ortografía; utilizando correctamente lC_Electronico_2os signos de puntuación y  las mayúsculas y minúsculas.

Seamos corteses siempre: saludos, despedidas, por favor y gracias.

Ironía, bromas, humos, estado de ánimo, etc. se transmiten a través de nuestro escrito. Hay que pensar mucho en quién va a recibir el correo, porque probablemente no lo interpretará como nosotros queremos que lo interprete.

Respeta la Ley de Protección de Datos. Si tienes que enviar un correo a muchos destinatarios, siempre de forma que sus direcciones no estén a la vista (CCo).

10º No seas impaciente, ni pesado. Si en un tiempo prudencial no te han respondido, llama por teléfono y pregunta; no pidas el mismo documento una y otra vez, búscalo en tus archivos (los jefes son especialistas en pedir una y otra vez el informe que le has enviado 7 veces).

¿Cómo se estructura un correo electrónico?

Como hemos visto en el primer párrafo un correo electrónico es una carta y tiene su mismo esquema: encabezado, línea de saludo, cuerpo, despedida y firma.

Presentación1_Elaboración propia

El encabezado está prediseñado, pero no nos descuidemos, hay que vigilarlo mucho, porque en él aparecen datos tan importantes como la dirección de correo del emisor, la del receptor o receptores, que serán públicos si todos ellos tienen que saber del asunto y dar una respuesta o irán en copia oculta, si se trata de un envío múltiple a personas que no tienen ninguna relación entre sí y cuya respuesta no está condicionada por la de los otros receptores. Para cubrir todos estos aspectos se emplean las fórmulas:  “para”,  “con copia” (Cc) y  «con copia oculta» (Cco).

La fecha aparece en nuestro correo por defecto, conviene que tengamos bien ajustada fecha y hora en nuestro sistema.

En el encabezado también figura la línea “asunto”. Es una de laC_Electronico_8s líneas más importantes y a veces la más descuidada. El asunto debe estar relacionado con el contenido del correo electrónico. Es como el titular de una noticia y ayuda al receptor a priorizar la respuesta y atenderla adecuadamente. Con frecuencia “reciclamos” correos anteriores porque vamos con prisa y no tenemos tiempo de buscar direcciones en la libreta de direcciones. No modificamos el asunto y nos encontramos que bajo el título “Informe de ventas 2014” estamos enviando un “Listado de clientes de 2015”, lo que genera confusión en el receptor y una gran pérdida de tiempo.

Tras el encabezado tenemos la línea de saludo que no faltará nunca, ya sea un correo personal o profesional. El saludo es una muestra de cortesía y  es lo que nos va a conectar con el receptor del correo. Puede ser todo lo informal o formal que el trato con nuestro destinatario lo sea, pero no debe omitirse nunca. Desde el “Hola, Carmen:”, hasta “Estimada Sra. Cantalejo; Estimada profesora; Querido amigo Pepe; etc.”.

El texto que incluyamos en el cuerpo del correo electrónico irá acorde con el tratamiento que le hemos dado al destinario y así le trataremos de tú o de usted a lo largo del mismo. Cuando utilizamos el correo por motivos profesionales es mejor ser formal.

Respecto al cuerpo del correo debemos tener muy claro qué es lo que queremos transmitir y lo redactaremos de forma breve, simple y precisa. Frases cortas, pocos párrafos. Hay que buscar el balance entre simplificar la información y conseguir transmitir lo que queremos.

Imaginemos que estamos enviando nuestro curriculum en respuesta a un anuncio. ¿Cómo redactaríamos el cuerpo del correo electrónico?, dividamos la información en tres párrafos: en el primero nos presentamos; en el segundo  hablamos del anuncio y dónde lo hemos visto, del puesto de trabajo que se oferta y en el tercero señalamos las aptitudes que nos hacen ideales para el puesto que demandan, indicando que enviamos nuestro cv en un archivo adjunto.

C_Electronico_6Siempre que se adjunta un fichero conviene mencionarlo en el texto y que el nombre de ese fichero esté relacionado con su contenido: “Curriculum_Vitae”, “Invitación”, “Informe_2015”, etc.

En relación al texto del correo es importante mencionar el historial de correos que a menudo “arrastramos” en nuestras respuestas cuando –como señalaba en párrafos anteriores- “reciclamos” correos previos. La mayoría de las veces el historial completo es innecesario. Si lo que hacemos es retomar una conversación del pasado, con el texto del último correo será suficiente; sería incluso mucho mejor utilizar fórmulas del tipo “En respuesta a su correo de fecha …., en el que solicitaba información sobre ….”.

La despedida es una fórmula de cortesía necesaria; quien recibe el correo sabe que en esa línea hemos terminado y que nuestra comunicación no ha quedado a medias. La despedida va en línea aparte y será más o menos formal ya que está directamente relacionada con el saludo y el texto de nuestra carta. Fórmulas como “Atentamente”; “Un cordial saludo”; “Saludos”; “Abrazos” y “Besos”, dependen de nuestro grado de confianza con el destinatario.

Tras la despedida incluímos la firma de quien envía el correo. Ahí las herramientas del programa de correo nos facilitan mucho la vida ya que permiten insertar firmas personalizadas. Si el correo es profesional, lo habitual es que la empresa tenga diseñada esa firma incluyendo su logotipo.

Hay que evitar que tras la firma aparezca el clásico mensaje: “Enviado desde mi Iphone, Ipad, Blackberry, etc.”, suena siempre un poco presuntuoso. Y en ningún caso incluyas coletillas del tipo: “disculpa los posibles errores tipográficos, estoy respondiendo desde el móvil”.

Antes de enviar el correo comprueba siempre:

  • La dirección del destinatario o destinatarios; asegúrate de que lo estás enviando a quien se lo tienes que enviar y ten mucho cuidado con el “Responder a todos”.
  • La ortografía, gramática, errores tipográficos, redacción, etc. y asegúrate de que el texto dice lo que quieres decir o responde a lo que te preguntan.

Y recuerda:

  • Que el correo de la oficina NUNCA es privado.
  • Que el correo es siempre confidencial entre emisor y receptor; no compartas nada sin informar a quien te lo envía y mucho menos sin su autorización.

Para concluir, hemos visto a lo largo del post que un simple correo electrónico pone en práctica reglas de urbanidad y buenos modales básicos y necesarios para nuestra vida de relación social; tengámoslo en cuenta cuando vayamos a escribir, aunque solo sea una frase.

Fuentes:

Del contenido

  • www.marketingdirecto.com
  • www.ragan.com
  • www.thinkwasabi.com
  • www.altonivel.com
  • blog.lengua-e.com

De las imágenes:

  • www.hogarmania.com
  • www.canalsenior.es
  • Elaboración propia
  • www.windows.microsoft.com

¿De verdad existen unas reglas de #urbanidad virtuales? (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Cortesía, Educación Social, Social media, Urbanidad 2 Comments

Si, hay un código de urbanidad virtual, a él nos referimos cuando hablamos de Netetiqueta. Acabamos de comentarlo en la sección de protocolo de Hoy en Madrid con Ely del Valle.

Netetiqueta es el término que hace referencia a ese conjunto de reglas virtuales de cortesía que hemos de manejar en nuestra interacción en la red. Son reglas a semejanza de las que empleamos en nuestra vida de relación social en el mundo real. En estos momentos nuestra vida virtual es casi tan importante como la real; nos comunicamos por correo electrónico, tenemos perfiles en las principales redes sociales y las manejamos a diario, escribimos en blogs, etc. y todo ello tanto en el trabajo como fuera de él. Y es que si no estamos en la red no existimos. Por ello se hace necesario establecer unas reglas de juego, unas normas de comportamiento, de cortesía, que hagan esa interacción virtual lo más parecida a la real.

Veamos la aplicación de esas reglas en  Facebook, Twitter y Whatsapp, tres de los medios de interacción virtual más usados.

La regla de oro: trata como quieras ser tratado, al otro lado de la pantalla hay una persona como tú, que merece ser tratada con educación y respeto, el mismo que exiges para ti.

Con carácter general:

Educación ante todo:

  • Dirígete a los demás con respeto
  • Saluda, da las gracias y despídete, como en la vida real.
  • Ten paciencia con los principiantes y sus errores, y si algo te molesta, calma.
  • Responde a los mensajes en tiempo prudente.
  • No discutas con otros a través de las redes, si tienes un problema con alguien, se lo dices de forma privada.
  • Se discreto con lo que publicas en los perfiles de otros usuarios, o los comentarios que haces a través de cualquier red social.
  • No termines tu relación con alguien a través de una red social, hazlo cara a cara.
  • Pide las cosas por favor.

Respeta la privacidad:

  • No publiques datos personales de terceros sin su permiso
  • No publiques fotos o videos de otras personas sin su permiso
  • No etiquetes a nadie sin su permiso o con engaño
  • Pregunta siempre antes de publicar algo privado de otras personas

Escribe:

  • Respetando las reglas ortográficas
  • No escribas solo en mayúsculas (ESTÁS GRITANDO)
  • Evita el empleo de abreviaturas que no son de uso habitual y no t coms las ltrs
  • Si hablas de forma coloquial: usa las comillas
  • Evita el lenguaje grosero
  • Relee el mensaje antes de enviarlo
  • Reconoce la autoría, no plagies y cita siempre tus fuentes

 

En Twitter

  • No seas anónimo ni te escondas tras un nombre falso.
  • Socializa: comparte enlaces interesantes; responde si te preguntan y dale un toque personal a tus tweets.
  • No te dediques solo a mover tu trabajo en la red, comparte el de los demás y reconoce su autoría.
  • No utilices twitter como un sistema de mensajería instantánea.
  • Elije calidad y no cantidad en tus tweets
  • Aprende a diferenciar entre “dejar de seguir” y “dejar de gustar”
  • No es necesario seguir a todos los que te siguen.
  • Utiliza hashtags pero sin abusar: un hashtag deja de ser eficaz cuando todo el tweet se compone de ellos
  • Piensa dos veces antes de retuitear algo grosero, de mal gusto o desagradable.

En Facebook

  • Evita el envío de “cadenas”, invitaciones a juegos, regalos, etc.
  • No publiques fotos ni etiquetes a personas en las mismas sin su consentimiento.
  • Cuida tu perfil y controla tu privacidad.
  • No publiques fotos comprometedoras, ni tuyas ni de otros.
  • No abuses de los selfies.
  • Publica cosas interesantes que otros quieran saber y que muestren tu mejor yo, temas que generen debate e intercambio de ideas.
  • ¿De verdad crees que tienes 500 amigos?, mantén tu lista de amigos con gente a la que conoces.
  • Respeta la autoría de los textos que compartes.

En Whatsapp

  • Saluda al entrar en el grupo.
  • No inundes de texto, fotos, chistes, etc. el grupo.
  • Si quieres hablar con uno solo de los miembros del grupo, hazlo en privado.
  • Evita comentarios innecesarios, groseros y de mal gusto.
  • No cambies el tema del grupo sin contar con quien lo ha creado.
  • Evita hacer comentarios personales sobre algún miembro del grupo; si tienes algo que decirle, hazlo en privado.
  • No esperes respuestas inmediatas, no todos los miembros del grupo están conectados en todo momento.

No es difícil mantener un comportamiento educado en la red, es cuestión de aplicar las mismas reglas de urbanidad que aplicamos en la vida de relación social con nuestros semejantes. Estar al otro lado de un cable o de un terminal no hace de nosotros seres anónimos ni a los que están al otro lado insensibles. Tenemos que ponernos en el lugar del que está al otro lado, empatizar, evitando palabras o actitudes que pudieran resultarle molestas, porque a nosotros nos molestarían.

Fuentes:

Imágenes

  • http://es.scribd.com/doc/138341883/Guia-4-Normas-de-Cortesia#scribd
  • http://www.imagenesydibujosparaimprimir.com/2011/10/imagenes-de-verbos-para-imprimir.html
  • http://www.iconshut.com/red-x-mark-cross-sign-iconjpg-icons
  • http://www.freepik.es/vector-gratis/los-medios-sociales-con-manchas-de-acuarela_818707.htm