¿Profesionales? No, gracias. - Protocol Bloggers Point
7006
post-template-default,single,single-post,postid-7006,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.9,qodef-gutenberg--no-touch,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-29.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid

¿Profesionales? No, gracias.

Aunque haya quien no me crea o quien no me quiera creer, este post lo ha provocado un hecho real. Y se lo quiero dedicar a todos los #protocoleros que día a día pelean por el reconocimiento de su trabajo, que defienden su profesión con valentía y que tienen que enfrentarse muchas, muchísimas veces, a situaciones estrambóticas causadas por tanta falta de profesionales en puestos claves que deberían estar ocupados por personas formadas para ello.

Para ponernos en situación, imaginemos -no tiene porqué ser la situación real- que estamos organizando la inauguración de una exposición. Hemos mandado las invitaciones con la antelación que corresponde y tenemos una lista confirmada de personas que van a asistir. Entre ellas, claro, una serie de VIP. Se nos ocurre para comodidad de invitados, autoridades y directivos de la entidad anfitriona, montar una comitiva que, tras el corte de cinta -o acción similar que sirva de pistoletazo de salida- sea la primera en entrar en el espacio a visitar. Evita empujones y supone tranquilidad para todos: los organizadores y el grupo de cabeza.

Lo elemental sería partir de esa lista de confirmados y «meter» en dicha comitiva a:
-los muy altos directivos de la entidad
-las muy altas autoridades del Estado
-el pintor, el comisario de la exposición o sus similares si no se tratara de una exposición

En esas se está cuando se avisa que el Presidente del Congreso confirma su asistencia. Supongamos que la primera reacción sea: «hay que incluirle en la comitiva» y la segunda: «bien situado que es un miembro de los TOP10 del RD«. Supongamos que avisamos al máximo responsable de protocolo de la entidad para: ¿que lo sepa?, ¿que avise al máximo representante de la entidad?…

¿Para qué…?, si la contestación, y esta sí que es real como la vida misma, es:

“bueno tampoco es tan importante, no es como si viniera la Alcaldesa”.

Desde la humildad, las buenas formas, la mano izquierda…¡va por nosotros, compañeros!

Post de opinión de @maritaserna para #PBP

No Comments

Post A Comment