Ser o no ser considerado un patán, en la mesa nos retratamos (por @MariaPSC)

protocolbloggerspoint Buenas Maneras, Cortesía, Educación Social, Urbanidad Leave a Comment

Hemos vestido y puesto la mesa, nos han servido los alimentos y ahora hay que utilizar todo ese menaje que los anfitriones han dispuesto para nosotros. Los invitados nos enfrentamos a un desafío, la utilización correcta de los utensilios que hay sobre la mesa. Tendremos que ser muy cuidadosos porque la mesa también vende imagen y en nuestras manos –nunca mejor dicho- está el manejar bien copas, cubiertos y servilletas para no ser vistos como patanes. Todos sabemos para qué se usan aunque, a veces, ignoramos su utilización correcta. El comportamiento en la mesa y el manejo de los utensilios necesarios para la ingesta de alimentos dice mucho de nuestra marca personal.

Recordemos lo más básico sobre cada uno de los utensilios que están sobre la mesa esperando a que los utilicemos.

Servilleta

No confundir con babero; la servilleta no se utiliza para cubrir la corbata ni la pechera de la camisa o el vestido. Si te cuelgas la servilleta al cuello ¿qué imagen estás vendiendo?: que no sabes comer sin mancharte. Recuerda lo de la marca personal antes de introducir el pico de la servilleta entre el cuello de la camisa y tu cuello.

Al sentarnos a la mesa retiramos la servilleta del lugar en el que está situada (a la izquierda del plato o sobre el plato) y la colocamos sobre los muslos, doblada por la mitad y con la abertura hacia las rodillas. Si usamos bien los cubiertos la servilleta se utilizará en contadas ocasiones (cuanto menos la uses, más fino te consideran).

Se utiliza antes de beber, para no dejar huellas en la boca de la copa, y después de beber, para secarse los labios. Su utilización correcta requiere hacer una pequeña presión sobre los labios, no frotarlos.

No se usa para secarse las manos, la frente o sonarse.

Cuando terminamos de comer, y antes de levantarnos de la silla, la servilleta se deja sobre la mesa, a la derecha del plato,  doblada de forma descuidada (si la hemos ensuciado mucho, hay que procurar que se vea la parte más limpia).

Copas

Se llenan a 1/3 de su capacidad, hasta lo que se denomina ecuador de la copa. Para beber alzamos la copa e introducimos la boca –el borde- entre los labios mientras miramos a su fondo. No se bebe mirando al infinito o a otro comensal.

¿Cómo sujetar la copa para beber?.  Los enólogos recomiendan sujetarla por el tallo (fuste) para apreciar su color, densidad y no “calentar” el líquido con las yemas de los dedos, pues tomemos nota de los expertos. Al sujetar las copas hay que tener cuidado de no separar el meñique y dejarlo en punta.

Cubiertos

Los cubiertos, lo hemos visto en el post de la semana pasada,  se utilizan según su posición, de fuera a dentro, que es como están ordenados a ambos lados del plato. Con carácter general:

  • Cuchara y cuchillo se utilizan con la mano derecha y tenedor con la izquierda.
  • Nunca se utilizan juntos los cubiertos que están al mismo lado del plato.
  • Si hay cubiertos especiales y tienes dudas: echa un vistazo discreto a los anfitriones, si ellos lo han puesto allí, es que saben cómo utilizarlos.
  • Mientras masticamos los cubiertos se mantienen sujetos en posición baja o reposan sobre el plato.
  • No se hacen ademanes con los cubiertos mientras se habla, como blandiendo una espada, ni se señala a nadie con un cubierto; acciones como esta hacen que nuestro interlocutor se sienta amenazado.
  • Si no puedes evitar mover las manos al hablar, deja los cubiertos en el plato.

Cuchara

Su uso no plantea grandes problemas: caldos, sopas, cremas, purés (salvo el de patata sólida) y legumbres. Para introducir la cuchara en la boca hay tres variantes: de lado, de frente y ligeramente ladeada; utilicemos el método que utilicemos lo importante es no cargar demasiado la cuchara y no sorber su contenido, el líquido se vierte en la boca, no se succiona.

En el movimiento de la cuchara del plato a la boca procuraremos no separar en exceso el brazo del cuerpo, para no molestar a quien tenemos a nuestra derecha.

La cuchara se puede utilizar con la mano izquierda al comer espagueti, ayudando al tenedor, pero siempre estará ordenada a la derecha.

Tenedor

Se puede utilizar con ambas manos, según el tipo de plato que estemos comiendo. El tenedor se puede usar sin cuchillo, con alimentos blandos que ceden a su presión, en ese caso puede utilizarse con la derecha y sus puntas estarán hacia arriba. Cuando acompaña al cuchillo se utiliza con la mano izquierda y las puntas hacia abajo.

La diferencia entre los tenedores de carne y de pescado está en el número de puntas: 4 el de carne y 3 el de pescado, y –en ocasiones- una ligera diferencia de tamaño (más pequeño el de pescado).

Cuchillo

El cuchillo se sostiene: ni se esgrime como espada, ni se agarra cual machete.

Sirve tanto para cortar comida como para acercarla al tenedor. Cuando lo utilizamos para cortar el
cuchillo se sujeta con la mano derecha ocultando el mango en la mano mientras con el dedo índice hacemos presión sobre la empuñadura para hacer fuerza y cortar. El dedo índice nunca se pone sobre el lomo del cuchillo.

Si utilizamos el cuchillo para acercar la comida al tenedor lo sostendremos como un bolígrafo dejando que el mango sobresalga entre el índice y el pulgar.

El cuchillo nunca debe introducirse en la boca.

La pala de pescado

No es un cuchillo, el pescado no se corta. Con la pala abrimos el pescado y separamos sus piezas, espinas y piel.

Se utiliza con la mano derecha y se sostiene como el cuchillo. Tampoco debe introducirse en la boca.

Con los cubiertos no solo se come, también se dicen cosas

Los cubiertos también nos sirven para dar distintas indicaciones;  un lenguaje de signos que se expresa a través de la posición que ocupan los cubiertos en el plato. Pensemos en los cubiertos como las manecillas de un reloj. En todos los supuestos el cuchillo tendrá el filo hacia el interior del plato.

Para indicar pausa: cubiertos sobre el plato, dentro del plato, posición 20.20 ó 16.40, puntas del tenedor hacia abajo y mango de cada cubierto hacia la mano que lo usa.

He terminado este plato : tenedor a las 12.00 y cuchillo a las 09.00.

Si además quiero indicar que no me ha gustado nada pondré los cubiertos en posición 20.20, entrelazados, la punta del cuchillo entre los dientes del tenedor (que estarán hacia arriba).

He terminado de comer: los dos cubiertos juntos, con las puntas hacia arriba y posición (de más correcta a menos) a las 15.15 (en esta posición además indico que el plato me ha parecido excelente), 12.00. Hay quien usa la posición de las 09.45, no es la más correcta, pero es una forma de hacerlo.

Si además de terminar quiero indicar que el plato no me ha gustado nada, los cubiertos en posición 20.20, entrelazados, la punta del cuchillo entre los dientes del tenedor (que estarán hacia abajo).

No lo estamos haciendo muy mal, en una próxima entrega hablaremos de modales (otro momento patán que debemos evitar).

Fuentes texto:

  • Protocolo a la vista/Hostelería
  • “El protocolo en las comidas”, Pilar Muiños
  • “Decoración y protocolo en la mesa”, Academia de la Cocina Española

Deja un comentario